Entrevista a Lucrecia Masson

 Por Eduardo Nabal

(Nacida en Pre-Patagonia argentina, 1981) Es activista feminista y UNA DE LAS MUCHAS AUTORAS DEL LIBRO “TRANSFEMINIMOS” (Editorial Txalaparta)  EN CONCRETO CON UN CAPÍTULO SOBRE “ACTIVISMO GORDO”

 -Hola Lucrecia. ¿Qué tal? Formas parte del movimiento internacional emergente del llamado “activismo gordo” que busca romper los cánones establecidos de belleza.  Pero tienes además un capítulo muy bonito en el libro “Transfeminismos”. Yo veo lo queer como el paso de lo personal es político del feminismo  a lo corporal es político ¿Cómo lo ves tú?

Lucrecia MassonLucrecia Masson: Creo que el feminismo ya planteó esto. El feminismo puso el cuerpo en el centro. Sí me parece que estamos desde algunos espacios activando sobre la dimensión corporal de la política. Y en esta línea las emociones y afectos también están tomando un lugar central, y yo no diferenciaría éstas del cuerpo. Creo que el cuerpo es individual y extenso, es singular y colectivo, y que hay aspectos de los que antes no hablábamos, o hablábamos desde otro lugar, que comienzan a estar más presentes. Aquí nos serviría como ejemplo la cuestión de la gordura. El feminismo reclama hace años el rechazo a los estándares de belleza, pero creo que hay un trabajo que comienza a hacerse que tiene más que ver con reconocernos en nuestras vulnerabilidades y trabajar desde ahí mismo . Recuerdo un episodio en unas jornadas feministas donde, hablando de nuestra relación con el propio cuerpo, una dijo: con lo que me ha costado a mi quererme Y otra: y con lo que me ha costado también a mi quererme, y otra y otra dando cuenta de lo mismo. Entonces la pregunta sería: es una cuestión individual esto? Creo que hay un potencial enorme en colectivizar nuestros  malestares más profundos y sacarlos de esos lugares de oscuridad y silencio al que parece que son condenados.

-Hay quien supone todavía que los chicos u hombres gay ligamos nada mas salir de casa. Un topicazo abominable. Pero si es cierto que los lugares de encuentro, sobre todo para lesbianas , son bastante más reducidos. ¿Crees que ser una joven “gorda y feminista” no es lo mismo que ser un “gay gordo y activista”?

 Lucrecia M: Pienso que en este mundo heteropatriarcal nunca es lo mismo vivir como mujer  que vivir como hombre. Y esto no será distinto para la gordura. Ser leída como mujer gorda nunca será igual que ser leído como hombre gordo. Ser mujer implica ser heterosexual, potencial útero reproductor, delgada y funcional para un capitalismo que nos espera productivas y reproductivas. En un tío una barriga cervecera supone de él ser una persona divertida y con una vida social más o menos exitosa, en ella una barriga fuera de lo establecido denotará dejadez, falta de cuidado de sí. De todas maneras creo que el dispositivo de control “tallas y medidas” funciona, aunque no de la misma manera, para cualquier corporalidad, tenga ésta los kilos que tenga. Siempre hay ese temor a perder la línea. Se nos pone a régimen. Valga la familiaridad de las palabras para pensar como se regimentan nuestros cuerpos.

14256341_10210520354425708_1194569873_n-Yo he notado mi edad en algo muy particular que aparece en Transfeminismos. Mi relación con las nuevas tecnologías. Nunca he sido bueno pero la naturalidad de las generaciones jóvenes me apabulla.  ¿Tienes muchas esperanzas en Internet como herramienta sociopolítica o matizarías bastante?

Lucrecia Masson: Me parece que internet sirve hoy para muchas cosas. Por ejemplo, a través de la red, yo me mantengo en contacto constante con compañeras que activan cuestiones de cuerpos disidentes en diferentes lugares, especialmente en Latinoamérica. Creo que internet facilita experimentar nuevas formas de acción política. Activismos transfronterizos y decoloniales. Y esto por decir solo uno de los potenciales que le veo. Me parece, de entrada,  una gran herramienta.

-Todavía tengo que oír que el deseo masculino es más fiero, irracional y básico que el femenino. ¿Hay algo de verdad en eso o es continuar perpetuando desigualdades e incluso violencia?

M: No creo que haya nada de verdadero en esa visión esencialista del deseo. El deseo es algo que se aprende, deseamos lo que nos es posible desear, deseamos lo que nos es permitido desear. Se trata de preguntarnos qué deseamos y por qué. Reestructurar el campo del deseo me parece una tarea fundamental a asumir colectivamente, reconociéndonos y teniendo siempre bien claro que no deseamos libre ni autónomamente. De ahí la importancia de generar nuevas representaciones, construir nuevos imaginarios, dar lugar a otros cuerpos, visibilizarlos como “cuerpos que importan”

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies