La verdad sobre Bankia: el mayor engaño de la historia de la banca en España

bankia

Por Joan Ramon Sanchis Palacio

Catedrático de Economía de la Empresa Universitat de València

Bankia es el ejemplo más característico y evidente del fracaso de la reforma financiera llevada a cabo por el Ministerio de Economía y su máximo representante, Luis de Guindos, tras la crisis de 2007. Su constitución en 2011 a partir del Banco Financiero y de Ahorros BFA y con un crédito del FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) de 4.465 millones de euros, supuso la transformación de 7 cajas de ahorros (Caja Madrid, Bancaja, Canarias, Ávila, Laietana, Segovia y Rioja) en un banco privado, que tras su salida a Bolsa el 20 de julio del mismo año, tuvo que ser rescatado y nacionalizado un año después con una aportación inicial de 19 mil millones de euros.

Unos meses después de la nacionalización de Bankia, se producía el rescate bancario de la Unión Europea. Lo de Bankia es la crónica de una estafa anunciada para clientes, ahorradores y ciudadanos en general y es la muestra gráfica del proceso de concentración financiera llevado a cabo por las autoridades económicas españolas a través de las fusiones. Estas fusiones bancarias están teniendo consecuencias nefastas para la sociedad: despidos masivos, mayores abusos sobre los clientes, exclusión financiera y pérdida de la banca de proximidad.

En Bankia se han dado todas las malas prácticas de los grandes bancos en España:

1) abusos e ilegalidades cometidas por los directivos bancarios como el uso de las tarjetas opacas o black y el cobro de indemnizaciones y salarios desproporcionados (10,5 millones de euros entre el Presidente, Vicepresidente y Consejero delegado de Bankia);

2) abusos a los clientes bancarios con el cobro de comisiones elevadísimas y por cualquier concepto (como la comisión de 2 euros al mes por tener una cuenta con un saldo medio inferior a los 2 mil euros) y otras prácticas abusivas como la aplicación de clausulas suelo en las hipotecas y los desahucios; y

bankia-2

Foto de archivo. Acción contra Bankia en Burgos 16/06/2012

3) abusos a los pequeños ahorradores a través de la colocación de títulos engañosos como las participaciones preferentes, la conversión de estas en acciones y la salida fraudulenta a Bolsa. Las dos principales cajas de ahorros que constituyeron Bankia, Caja Madrid y Bancaja, fueron dos de las entidades que mayor volumen de participaciones preferentes colocó entre sus clientes. Todas estas malas praxis han hecho que los bancos españoles sean los que peor reputación tienen de toda Europa, a excepción de los bancos irlandeses.

Pero Bankia es sobre todo la muestra palpable de los ajustes de plantilla que han tenido que hacer las entidades bancarias españolas a cambio del rescate europeo recibido en el 2012 por la Unión Europea. Por cierto, un rescate que ascendió a 41.300 millones de euros y que prácticamente ha ido a parar al saneamiento de la propia Bankia (más de 40 mil millones de saneamiento) mientras el resto de ciudadanos estábamos sometidos a recortes en educación, sanidad y servicios sociales.

El ajuste bancario se ha traducido en una pérdida de más de 40 entidades bancarias y un 28% menos de oficinas, lo que está produciendo una importante exclusión financiera que impide que numerosos ciudadanos puedan acceder a servicios bancarios básicos. Muchos municipios de pequeña dimensión (de menos de 10 mil habitantes) se están quedando sin oficina bancaria, por lo que para acceder a servicios básicos como por ejemplo cobrar la pensión o la nómina, los clientes se tienen que desplazar a otras localidades.

El conjunto de la banca española ha destruido 75.347 puestos de trabajo desde que se iniciara la crisis financiera en 2007. Esta cifra contrasta con el número de puestos que se crearon durante la época de la burbuja inmobiliaria y que ascendió a 30.511 empleados, es decir, menos de la mitad de los empleos que se han destruido durante la crisis. Este dato demuestra que los ajustes que estan llevando a cabo los bancos españoles no es exclusivamente consecuencia de la crisis económica, más bien esta es o está siendo la excusa para llevar a cabo un reajuste salvaje que los economistas neoliberales denominan a modo de eufemismo “reordenación del sector”.

Los ajustes bancarios obedecen a una lógica económica ortodoxa consistente en reducir oficinas y plantillas con el fin de incrementar la productividad del trabajo y así aumentar los márgenes de beneficio económico de las empresas del sector. Así consiguen incrementar sus resultados económicos mientras muchas pequeñas y medianas empresas entran en concurso de acreedores y tienen que cerrar por no poder hacer frente a sus deudas. Los bancos, lejos de atender las necesidades de financiación de autónomos, emprendedores y Micropymes a través de créditos y préstamos y contribuir así a reactivar la economía productiva y el empleo, han estado utilizando la liquidez facilitada por el Banco Central Europeo para comprar deuda de los Estados. Gran negocio para los bancos y nefasto negocio para los ciudadanos, que hemos estado sometidos al engaño constante de los bancos y de los Gobiernos (nacionales y europeo).

Bankia representa también el exponente más claro de la política del Banco de España dirigida a acabar con las cajas de ahorros y en general con la banca de proximidad en España. La transformación de las cajas de ahorros en bancos privados era una aspiración histórica de la gran banca española y un objetivo perfectamente planificado por parte de los economistas neoconservadores en connivencia con determinados políticos corruptos vinculados al sector de la construcción y los negocios inmobiliarios.

El estallido de la burbuja inmobiliaria creada por ellos mismos, después de la politización que sufrieron las cajas de ahorros durante la década de los años noventa del Siglo XX, ha sido la tormenta perfecta para acabar con estas entidades financieras que tanto han contribuido al bienestar económico y social a través de su Obra social. Han desaparecido todas ellas excepto dos de muy pequeña dimensión (Caixa Ontinyent en el País Valenciano y Caixa Pollensa en Baleares); el resto transformadas en bancos privados, han ido perdiendo su obra social. Bankia ha sido el buque insignia de la eliminación de las cajas de ahorros y su transformación en bancos privados. Una hoja de ruta perfectamente planificada e implementada por políticos y banqueros conjuntamente. Toda una muestra del enorme poder que tiene la banca en este país y del control que ejercen sobre los partidos políticos.

Pero quisiera señalar especialmente el ataque que desde la dirección privatizada de Bankia, a pesar de que es una entidad propiedad del Estado, se ha ejercido sobre sus trabajadores. La creación de Bankia supuso disponer de una plantilla procedente de sus 7 cajas de ahorros de más de 21 mil profesionales. El rescate bancario exigió implementar un plan de reducción de empleo que suponía cerrar 600 oficinas y reducir la plantilla en un 28%, es decir, despedir a casi 6 mil trabajadores. Para ello la entidad bancaria aprueba un ERE (Expediente de Regulación de Empleo) el 8 de febrero de 2013 en el que se establecían unas condiciones voluntarias de salida, diferenciando entre trabajadores que habían cumplido la edad de 54 años hasta diciembre de dicho año y los que no. El límite establecido en el plan fue de 4.500 personas, pero se recibieron un mayor número de peticiones y la dirección de Bankia no atendió 1.200 peticiones y realizó 539 despidos forzosos de manera totalmente opaca e irregular. Además, el ERE se acogió a la última reforma laboral con el fin de abaratar al máximo el importe de las indemnizaciones que tenía que pagar a sus trabajadores, de manera que se difirió el 40% del importe total a que cada uno de los afectados se pudiera acoger o no a un plan de recolocación en una plazo de 18 meses.

Transcurrido dicho período, Bankia tendría que haber indemnizado a los trabajadores afectados según el acuerdo establecido en el ERE; pero los trabajadores siguen sin haber cobrado el importe que les correspondía por despido improcedente. Bankia les ofrecía una indemnización de 25 días por año de servicio con un límite de 16 mensualidades, en vez de los 45 días por año y 42 mensualidades de límite que les correspondía realmente. ¿Cómo es posible que un banco cuya propiedad pertenece al FROB y, por tanto, a todos los ciudadanos, que ha necesitado más de 22 mil millones de euros en ayudas según fuentes oficiales (algunos economistas señalan que las ayudas han superado los 40 mil millones) y que según su director general, está acumulando beneficios económicos desde el año 2014, no sea capaz de cumplir los acuerdos a los que llegó con sus trabajadores?.

Las demandas de los trabajadores han sido avaladas por los jueces de primera y segunda instancia y por los Tribunales Superiores de Justicia de Madrid, Valencia y Canarias. Pero el ajuste económico de Bankia ha de continuar para que esta entidad pueda se privatizada y pueda participar en nuevos procesos de concentración bancaria, aunque eso suponga tener que ir en contra del criterio de los jueces, según ha establecido recientemente el Tribunal Supremo poniéndose del lado de Bankia.

La plantilla de Bankia ya se ha reducido en un 32% respecto a la plantilla inicial que había cuando se agruparon las 7 cajas de ahorros, pero los ajustes de plantilla continúan, al igual que continúan en el resto de grandes bancos españoles. 2013 fue el año en el que se produjo un mayor ajuste de plantilla en la banca española, pero en el 2016 ha habido un nuevo empuje. Existen nuevos planes de fusiones bancarias que supondrán nuevos cierres de oficinas y nuevos despidos de trabajadores, con el fin de alcanzar un sistema bancario dominado en su gran mayoría (más del 90% de los depósitos) por 6 grandes entidades. Un proceso de concentración bancaria que supondrá la desaparición definitiva de la banca de proximidad y dejará en manos de unos pocos bancos el dominio y control del sector, con la consiguiente pérdida de poder de negociación para los consumidores.

Vamos hacia un modelo bancario dominado por unos pocos grandes bancos, alejándonos así del modelo de banca predominante en el resto de países de la Unión Europea donde la gran banca convive con la banca de proximidad (pequeños bancos en forma de cajas de ahorros y de cooperativas de crédito) e incluso en algunos países con banca pública. Esto supondrá también la existencia de unas oficinas bancarias sin apenas personal de servicio, por lo que el empleo en el sector va a seguir cayendo. No podemos oponernos a la automatización de los servicios bancarios a través de la banca por Internet y la banca electrónica pero sí que deberíamos de oponernos al dominio de la gran banca sobre los consumidores y los ciudadanos porque ello supondrá nuevos abusos y nuevas estafas. El consumo socialmente responsable también ha de ser financiero, es decir, hemos de penalizar a aquellas entidades bancarias que no sean éticas, como es el caso de Bankia. Pero esto ya es materia para otro artículo.

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies