El otro virus del Hospital de Burgos se llama gestión Privada

El agua de lluvia cayendo en el interior del hospital de nueva construcción Foto de las redes

Por Rufino Hernández

La tormenta fue rabiosa. La catarata que se formó sobre el ascensor de entrada al hospital, impedía la entrada y salida a pacientes y sanitarios.
Las cortas conversaciones que se forman entre los usuarios de este ascensor, siempre giran sobre lo descerebrado de su construcción.

Ha sido como un mazazo en la frente que nos ha hecho recordar la irracionalidad de la construcción del hospital burgalés, nos ha recordado la infinidad de intereses económicos que siguen lucrándose de este servicio público que es la sanidad.
Si el covid-19 ha puesto blanco sobre negro la realidad de la sanidad española, de los recortes y privatizaciones a la que está sometida, la tormenta del día tres de junio nos ha mostrado con su innata fuerza, la gran chapuza, el usurero negocio, el derroche de los dineros públicos, a los que está sometido el hospital de Burgos.

Related Posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies