Trabas y grandes ausencias en el decreto de transparencia de la JCyL

Por M. Pprocedimiento transparencia jcylérez

El boletín oficial de la Junta de Castilla y León BOCYL-D-18032016-1 publica la regulación del procedimiento para ejercer el derecho a la información pública. Es digno de celebrar y supone una mano de pintura para justificar el cumplimiento de la ley de transparencia. La ley 19/2013, de 9 de diciembre, ha tardado tres años en tener un procedimiento que marque los principios rectores.

 El acceso real a la información pública es un indicador de calidad democrática, posibilitador de la participación ciudadana en la toma de decisiones públicas, que garantiza el ejercicio de los derechos, y un pilar del gobierno abierto. En 1997, el Defensor del pueblo europeo aseguró que los ordenamientos jurídicos que carecen de una Ley para el acceso a la información pública, favorecen la opacidad de las instituciones públicas y son ejemplos de una mala administración.

España recoge este derecho en la Constitución de 1978 y el Tribunal Supremo, en 1999, afirma que es necesaria la aplicación de este derecho constitucional para cumplir los principios inherentes a un estado democrático y de derecho. Pero no es hasta 2013, cuando este Estado, se decide a regular una ley de transparencia. España es de los últimos países del entorno comunitario que han desarrollado legislativamente una ley de acceso a la información pública. Castilla y León siguiendo la obligatoriedad de la ley de transparencia en territorio nacional, elabora y publica este procedimiento, ahora, en marzo de 2016.

El análisis delDSC00820 copia decreto, en su primer artículo, punto 2, determina que el acceso a la información es para la “Administración General de la Comunidad y a sus organismos autónomos”. No es casualidad, ni olvido, que no enmarque en el acceso a la información pública a ciertos órganos administrativos de esta Comunidad: empresas públicas, Entes públicos de derecho privado, Fundaciones públicas, y cual cualquier otro ente que no sea administración general o organismo autónomo. Estos otros entes no regulados en el procedimiento prestan servicios públicos, gestionan fondos públicos y ejercen funciones de la Administración.

No deja de sorprender las continuas limitaciones del derecho a la información pública que dispone la Junta. La pregunta es: ¿por qué se restringe el acceso a la información de los mismos? Es fácilmente demostrable que estos organismos, en muchas ocasiones, son utilizados por el Gobierno autonómico para eludir los controles administrativos, contratar personal a dedo y desviar fondos a empresas privadas por servicios que debería prestar la administración.

La transparencia no es sólo el acceso al dato determinado o que el órgano administrativo conteste a preguntas de la ciudadanía, la transparencia debe ser un acceso a datos completos, accesibles y manejables. La transparencia no es el fin, es el medio para lograr una verdadera democracia y confianza con nuestras instituciones públicas, conociendo que decisiones se toman con el dinero de la ciudadanía.

La disposición final de este Decreto, faculta al titular de la Consejería de Presidencia, a dictar más normas desarrollando este Decreto. Probablemente, tanta norma y tanto formalismo lleve consigo un impedimento para solicitar datos públicos.

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies