Precariedad 2.0 en Castilla y León

Trabajar y no llegar a fin de mes con el salario pagado es compatible

Por Burgos Dijital

Cuando aún resuenan las mentiras a las que nos tiene acostumbrad@s Fátima Báñez y su Ministerio de la Precariedad, espetadas a un combativo e inteligente Alberto Garzón en el Congreso sobre los salarios en España, el viento norteño sigue abofeteándonos sin piedad.

Hay momentos clave que se producen entre bambalinas y que sirven parar comenzar a cambiar la naturaleza de las cosas. De eso sabemos mucho en nuestro país.

Unas veces, los grandes cambios que nos afectan negativamente a una gran mayoría se introducen en pequeños y herméticos párrafos que naufragan en un mar de letras llamadas leyes. Otras veces se hacen de manera tan rápida y contudente que la posible reacción se torna en resistencia. En otras, las más de las veces, se legitiman a partir de minúsculas subversiones acordadas en insignificantes y desconocidas “instituciones”.

Quizás sea este el caso, que nunca aparecerá en los libros de historia institucional o de derecho público, pero que sí abre la puerta a la ya de por sí extendida y mal hallada precariedad laboral, esa que convierte a millones de trabajadores en personas reducidas a poco más que la esclavitud.

Los liberales, no conformes con desahuciar a parte de las clases trabajadoras en el sector privado, parecen haber encontrado la fórmula en la administración pública en Castilla y León, que a buen seguro será una réplica de algo ya iniciado en otros lares del estado, porque nuestros políticos populares ni para la maldad son originales.

Bien es verdad que Cristóbal Montoro ya había tenido la maravillosa idea de contratar en el servicio de Correos a multitud de personas a tiempo parcial y de forma discontinua en las fechas con mayor carga de trabajo pero nuestra administración autonómica quiere dar un paso más allá.

Así, la Gerencia de Servicios Sociales de Castilla y León, organismo autónomo que depende de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, ha presentado a los representantes de los trabajadores un proyecto de modificación de la actual plantilla para el personal laboral fijo.

Pues bien, con este proyecto se pretenden crear, en la Residencia de la Tercera Edad de Fuentes Blancas de Burgos, 6 nuevas plazas de Auxiliar de Enfermería, con una jornada laboral de solamente 11,66 horas a la semana, lo que equivale a 2 horas y 20 minutos diarios.

Por ello y a pesar de la disconformidad de la mayor parte de los sindicatos, el sindicato CGT ha querido hacerlo público ante la pasividad y silencio del resto de representantes sindicales, que saben que esto se elevará al Consejo de la Función Pública dónde se aprobará en última instancia.

Al parecer, “estos nuevos empleados públicos trabajarían de lunes a domingo en el turno de mañana (levantar, duchas y desayunos de los residentes) y en turno de tarde (cenas, aseos y acostar a los mismo), momentos en los que la carga de trabajo es muy alta y es necesario tener una empatía con el residente. Todas estas tareas y otras se hacen con personas mayores y con múltiples problemas físicos, psíquicos…, lo que hace que este colectivo tenga que actuar con una sensibilidad muy especial”. Con este modelo, lo que parece introducirse es el sistema empresarial del “work in time, que no es más que el uso abusivo del factor trabajo en función única y exclusivamente de la necesidad urgente de producción.

Los representantes de CGT además explican de manera irónica que “estos empleados públicos contarán con múltiples ventajas: cobrar menos de un tercio del salario, ya de por sí menguado por las reducciones y congelaciones de los últimos años; gastarse un dineral en transporte, puesto que la residencia está a unos 8 km de Burgos; y vivir prácticamente de este salario, puesto que la compatibilidad para completar un ingreso de supervivencia se hace imposible al estar sujeto a diferentes turnos y fines de semana”.

Parece, sin duda, que este va ser el principio para establecer trabajos públicos basura en la Administración de Castilla y León. Pero no sólo hay que pensar en los trabajadores en el sector público, sino también en las personas que necesitan de estos servicios, ya que se está hablando de un sector especialmente sensible: el del cuidado de las personas cuya autonomía es reducida o inexistente, bien por el paso del tiempo o por graves enfermedades y lesiones. Por eso, la central sindical también pone énfasis preguntándole a la Gerencia, a modo de reflexión, “quién dejaría a sus mayores en un centro dónde se pueden producir graves confusiones en los cuidados y con parte del personal pensando más en “cómo llegar a fin de mes” que en un trabajo tan sensible como necesario”.

1 Comment

  • Laboral fijo

    De vergüenza que una administración pública sea la que fomente contratos basuras con puestos de laborales fijos a tiempo parcial de lunes a domingo.

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies