Francia ¿y ahora qué?

Por Soledad Obispo y Acacio Puig

Cantaron las urnas y confirmaron lo que preveíamos y escribimos en este blog en vísperas de la segunda vuelta (Afinidades Anticapitalistas, número 10/ última hora).

Se forjó la gran mentira con pretensiones electorales: Macron a la Presidencia, en calidad de “centrista-europeísta-liberal”… y Marie Le Pen, desde el pasado día 8 derrotada y por ello… ya “no tan fascista”.

Y mientras, una gran parte del bon peuple hipnotizado, como un Juan Lanas galo, por el momento respira tranquilo (como le han dicho que lo haga). Aplausos, felicitaciones, se “matizan” las rudas caracterizaciones del espectro electoral y se olvida también momentáneamente al “izquierdista” Mélenchon  porque ya… ¡Habemus Papa!

Macron alcanzó el 66%, Marine el 34%.  Así que volvió a funcionar el ¡que viene el lobo! en un contexto de significativa abstención y más del 12% de  voto en blanco, de préstamo de votos a Macron y Le Pen fundamentalmente desde las candidaturas de la derecha (recordemos que 9 de las 11 que se presentaron en la primera vuelta eran derechona o centro-izquierda como el magro 6.5% logrado entonces por Hamon.

Al menos en esta ocasión hay distancia entre los resultados logrados antaño por el inventor-inductor del chantaje, monsieur J. Chirac (“¡que vienen, que vienen!” un chantaje que le permitió alcanzar el 82% en 2002) y el 66% del robótico Macron, que gana sin arrasar  y por el momento, carece de solvente estructura partidaria (aunque todo acaba arreglándose,  con Valls y Hollande a su servicio y dinero… ¡que lo  hay!)

Desde este lado de los Pirineos no podemos menos que sonreír ante los espejismos intencionadamente creados respecto a la identificación FN-Fascismo Histórico, es decir el de los años 20-30 hasta su derrota militar… (dejemos por el momento de lado los “fascismos subrogados” como el régimen de Vichy y otros).

Si el FN fuera de verdad una amenaza nazi-fascista clásica, la solución no debiera ser otra que su ilegalización inmediata y la disolución por la fuerza de ese partido y  eso es lo que debiera proponerse “la Francia Republicana”. Pero como no lo es y simplemente forma parte de la amplia familia de candidatos sistémicos en competencia electoral, una larga lista conservadora en que prima el reparto de papeles y acentos políticos,  nunca se llegará a solución tan extrema porque no es necesario, que dirían los “europeístas del capital”.

Lo esencial, nos parece,  es subrayar que Macron encarna la actualidad del modo de producción capitalista de este siglo XXI (globalizado y transnacional) bien diferente al modo de producción y acumulación propio de los primeros decenios del siglo XX, que pivotaba sobre empresas nacionales e imperios nacionales en furiosa competencia. Y en ese terreno, la opción capitalista hoy vigente y hegemónica, comparte el proyecto de Macron y no comparte el contradictorio “recuelo” de Marie Le Pen. Lo cual no hace buena a la segunda (Marie) ni a la primera (Macron). Entre el cólera y la peste…resistencia y voto blanco ó abstención fue nuestra opción, porque ¿a cuenta de qué hipotecar el futuro?

De modo que en la esgrima electoral previa a la segunda vuelta de las presidenciales, les bastó  con descalificaciones de coyuntura (¡los años 30!) para mejorar resultados, como bastó a la Le Pen agitar una caricatura de  “antiglobalización humanitaria y patriótica”, ciertamente junto al coqueteo político con Muy Grandes Neoliberales, como Putin y Trump.

En cuanto al futuro institucional inmediato, el más próximo en el calendario para el arco de la izquierda transformadora –radical ó moderada-centrista- no hay otro que las legislativas que llegan  en un par de meses. En ese sentido nuestra opinión es  clara:

1.-No es momento de propaganda socialista “para los días  de fiesta” porque ya hemos contado -muy recientemente-  los votos y medido sus límites.

2.-La Francia Insumisa de Melenchon, el Nuevo partido Anticapitalista y Lucha Obrera, entendemos que tienen la responsabilidad política y ética de acordar candidaturas únicas, respetuosas de la diversidad y basadas en la Democracia Socialista. Su unidad democrática multiplicará, sin duda, sus capacidades y resultados.

La izquierda alternativa europea necesita que se produzca un salto adelante de lxs nuestrxs (que son varios y diversos) en la próxima Asamblea Nacional electa y lo necesitamos porque lo necesita el pueblo trabajador francés que forma parte de la base de nuestro europeísmo anticapitalista.

En lo que respecta a  subversiones sociales, el compromiso de ese arco de la izquierda transformadora será diverso –como ha sido siempre. Es ahí donde se “baten desigualmente el cobre” porque sin avanzar en ese terreno mediante el acoso desde la calle a “nuestrxs” parlamentarixs (y esa sería la auténtica nueva forma de hacer política) continuará la feroz implementación de políticas de acumulación de capital, guerra-seguridad y destrucción de la vida con vistas a la laminación de las ya muy deterioradas conquistas laborales, sociales y políticas de las clases trabajadoras en Francia y en sus “territorios de intervención”… y ¿quien mejor para esas labores de depredación que el nuevo presidente Macron y sus aliados europeos?

Una nota sobre los medios de comunicación ajenos y afines.

Los medios del capital se han devanado las neuronas para apoyar, ensalzar y publicitar a su hombre, Macron. No en vano cuando Emmanuel Macron era un joven y avispado alto ejecutivo de la Banca Rothschild, lideró también la sutura de la deuda de imperios mediáticos  como Le Monde y el grupo Prisa entre otros. Y los medios, le han correspondido con creces. Añadamos al  curriculum  del nuevo Presidente su “adopción” desde 2014, por el Club Bilderberg (1)

Una contundente lección de “compromiso” para nuestros prudentes ¿o pusilánimes? medios alternativos y su preocupante afán de “no pillarse los dedos”.

(1) El club Bilderberg es la reunión anual a la que asisten aproximadamente las 130 personas más influyentes del mundo, mediante estricta invitación. Los miembros de este grupo se reúnen en complejos de lujo a los que la prensa no tiene ningún tipo de acceso, El nombre de este club, conocido como “gobierno mundial en la sombra” procede del hotel en el que tuvo lugar su primera reunión.

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies