Entrevista a Elena Ortega, la madre de Alfon

Por Burgos Dijital

Burgos Dijital ha conseguido ponerse en contacto con Elena Ortega, la madre de Alfon, después de que este cumpliera el ecuador de su condena producida tras diversas irregularidades que salpicaron el proceso y una más que polémica pena a la luz de unas pruebas que se basaron únicamente en los testimonios policiales.

Durante el periodo que abarcó la detención y el juicio se produjo un brutal operativo de criminalización a través de los medios conservadores de Madrid contra Alfonso, su familia y entorno más próximo. La horrible experiencia hizo que Elena y su familia no quisieran saber nada de los medios de comunicación. Después de dos años hemos conseguido realizar una entrevista para dar voz a los que fueron humillados y amordazados. Por eso este testimonio tiene mayor importancia.

Para empezar Elena, ¿cómo os encontrais vosotros y como lo estais viviendo?

Ahora estamos bien: aprendes a encarar las cosas cuando te vienen así en la vida, no te queda otra. Como siempre hemos tenido la mentalidad de compartir todo. Con esa ideología, igual que compartes todo, también compartes el dolor y eso lo hace más soportable.

Elena Ortega en el centro

¿Tienes mucho apoyo?

Desde el principio, sí. El apoyo cuando te lo ofrecen tienes que aceptarlo pero hay un problema: el miedo. De todas formas, viniendo de donde venimos y teniendo ya una trayectoria de lucha de barrio y desde la niñez, el miedo es inevitable pero aprendes a interiorizar que esto forma parte de este juego. Lo que no voy a hacer es esconderme, ni “acojonarme” ni callarme: las injusticias hay que gritarlas a los cuatro vientos para evitar que ellos consigan lo que pretenden conseguir.

¿Cómo animabas al principio a Alfon?

Él tiene también a su compañera, que ha sido muy importante. Nosotros procuramos que no le falte de nada y procuramos dar la menor importancia posible a esta situación. Cuando estamos juntos hablamos de nuestras cosas cotidianas, sin dramatizar la situación.

Sabemos que tiene también una hermana, ¿qué tal lleva su hermana toda esta situación?

Ella es también militante, es una buena estudiante y está realizando 2º de Derecho y tiene muy buena relación con su hermano. Cuando pasó todo, tenía 16 años y lo pasó muy mal. Se quedó sin su hermano cuando empezaba a compartir cosas con él. Además ella lo sufrió también porque yo me volqué más en Alfon, ya que él lo necesitaba. Pero rápidamente se recompuso y comprendió lo que le había pasado a su hermano. Incluso llegó a discutir con la señora Cifuentes por Twitter cuando se lo llevaron a la preventiva.

Se ha implicado escribiendo comunicados en la defensa de su hermano y llevando la plataforma.

Yo soy integradora social en un Instituto de enseñanzas medias y mi hija se ha venido conmigo en más de una ocasión a explicar a los alumnos su experiencia en los campos de refugiados en Grecia en los que ha estado este verano, y se irá al siguiente. Les explicaba el genocidio que Europa está cometiendo con los refugiados.

¿Crees que todo esto por lo que estáis pasando forma parte de una operación global en todo el estado de desmontaje de las luchas políticas y sociales?

Nosotros vemos las cosas con una perspectiva de clase. Sabemos a la clase que pertenecemos. Mi padre procede del campo andaluz, mi suegro de la minería, y todos nosotros de la emigración. Vivimos en Vallecas.

Pero, ¿No te da la impresión de que se ha apretado más en los últimos años?

La verdad es que esto no me lo esperaba. Si me lo dicen cuando mi hijo tenía 10 años, respondería que eso no iba a ocurrir en España. Siempre he estado implicada en el movimiento vecinal, en el barrio, en las luchas por la educación… pero mi debate era ¿voto a IU o al PSOE?

Yo tengo 53 años, soy una hija de la transición. Nos creímos que estábamos en un estado democrático y de derecho, nos creíamos las noticias y leíamos El País todos los días. En fin, para mí esto ha sido un aprendizaje: poco a poco me daba cuenta que mi hijo se entendía mejor con los abuelos que conmigo porque los abuelos habían vivido lo que él estaba viviendo. Le entendían mejor…

Lo cierto es que represión ha habido siempre pero todo estaba muy oculto y yo no tenía ni idea de las cosas que pasaban a nuestro alrededor. Yo estaba en mi casa criando a mis hijos, trabajando, siempre con conciencia de clase, pero no sabías hasta que punto llegaba la situación.

Mi madre, que ha fallecido el 15 de octubre pasado, decía “nos han puesto un mando de distancia en una mano y una tarjeta de crédito en la otra y nos han dejado desarmados“.

Me recuerdo cuando era niña recogiendo con una bolsa comida por las casas del barrio para los manifestantes que estaban encerrados en la iglesia por la huelga de Terpel. La gente tenía 4 y 5 hijos e iba todo el mundo a la huelga. Mi padre que tiene 80 años se indigna y habla del conformismo de la gente ahora y dice “¡como están los trabajadores hoy en día, no han estado en la vida! Esto no sé como se puede aguantar“.

Parece que nos están desarmando a golpe de represión pero ¿existen otras formas de derrotar a las clases trabajadoras?

El desarme es también ideológico. Cuando yo era joven recuerdo que comenzó a venderse la moda de los yupis, la gente emprendía y ponía negocios y pedía créditos y todo el mundo iba a vivir “montado en el dólar“. No hace tanto tiempo Zapatero decía que estábamos en la “Champion League” de la economía y de la banca.

Otra cosa que me duele es recordar como muchos amigos míos se han colocado bien en sus sindicatos y se han vendido al sistema. Tengo un sentimiento de cerco: ¡estás rodeada y no ves salida!

¿Cómo se encuentra Alfon en la cárcel?

Alfonso está madurando porque tiene 25 años y lo que ha vivido le ha hecho crecer más. Se está reafirmando ideológicamente y si sentía que tenía que luchar por la justicia social, ahora lo siente todavía con más firmeza. Está aprovechando para formarse e incluso está realizando el curso de acceso para la Universidad y él nos dijo al principio “no os preocupeis, que los revolucionarios siempre se han formado en la cárcel“. Cuando me dijo eso la primera vez pensé que se había vuelto loco pero ahora veo las reflexiones y los artículos que escribe y vas viendo que él está creciendo realmente por dentro.

¿Cómo vivisteis al principio la entrada en la cárcel de Alfon?

Al principio fue terrible. Tenía 21 años y no se lo esperaba. Le cogieron en la puerta de casa cuando salía a incorporarse a un piquete vecinal. Ya sabeis lo que ocurrió con el grupo de policías que aseguraron con su testimonio lo que Alfonso no llevaba. En ese momento les dijo: “sabéis que esto no es mío y que esta detención es ilegal” y le dijeron “bueno Alfonso, las cosas no son como tú te crees y esto te lo vas a comer“. Cuando se lo llevaron la segunda vez del muro humano que se formó en la iglesia, una vez que entró en la comisaría le dijeron “Alfon, si sabemos que tú no llevabas nada pero como no has querido cantar, te lo comes“. He descubierto cosas que me parecían inimaginables en todo este proceso.

¿Cómo han tratado los medios el proceso de tu hijo?

La práctica habitual en estos casos es la de la criminalización del condenado a través del desprestigio de las personas. Hemos tenido que soportar campañas con las que se construía una historia de mi hijo en la que el relato tenía la finalidad de decirle a la sociedad que un adolescente, como era él, se convierte en un ser peligroso. En Telemadrid decían incluso que Alfonso pertenecía a una familia desarraigada.

¿En ningún momento se pusieron en contacto con vosotros cuando soltaron toda esta “información“?

No, no. Si nos enterábamos de las cosas cuando salían en la prensa. Incluso el abogado se enteraba de las decisiones judiciales en la prensa. Lo cierto es que desde la propia Dirección General se filtraba a los medios lo que ellos tenían a bien y se colocaban directamente los atestados policiales y su versión.

¿Cuánto tiempo lleva Alfon en la cárcel?

En junio va a hacer dos años. Estuvo dos meses en prisión preventiva hasta que salió en libertad condicional pero todo fue muy deprisa: contrasta esta velocidad para nosotros y lo lento que va para todos estos saqueadores de lo público.

Para la orden de entrada a prisión, según supimos, te dan una semana para que entres pero a Alfonso le pusieron en “busca y captura” inmediatamente. La propia secretaria de la Audiencia Provincial no se podía creer lo que estaba ocurriendo y le dijo al abogado “esto no nos había pasado nunca. Normalmente el Supremo ratifica la sentencia y nosotros nos ponemos en contacto con el condenado para darle una semana para su ingreso en prisión“.

¿Hay alguna posibilidad de recurrir o reducir la condena?

El último recurso que nos queda, tras el Constitucional, es el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo. Las revisiones de penas no existen en este país tras una reforma del código penal que se hizo en el gobierno de Aznar. Lo que existe es la posibilidad de solicitar permisos, pero en el caso de Alfon hemos solicitado dos veces y se lo han denegado. Hemos recurrido al juez de vigilancia penitenciaria y llevamos esperando su respuesta desde noviembre.

¿Qué significa el régimen FIES para una persona dentro de prisión?

Para el día a día de un preso significa estar vigilado las 24 horas; te hacen informes constantes sobre tus relaciones, tus movimientos, tus acciones; cada tres meses te cambian de módulo para que no se consolide ninguna relación; no puedes acceder a los talleres ni a las instalaciones deportivas; las comunicaciones son leídas y grabadas, transmitidas a la Dirección General de Instituciones Penitenciarias y en el caso de las cartas son bloqueadas durante un mes hasta que llegan a su destinatario; solo pueden recibir y enviar dos cartas a la semana; cacheos y registros en la celda en cualquier momento del día. Es como si en una manifestación u otro tipo de protesta, tuvieras a un policía pegado a tu cuerpo mirándote y esgrimiendo su porra. Es esa sensación durante las 24 horas.

Es una presión permanente para que tú pierdas tu identidad, la comunicación con el exterior y reniegues de tus ideas.

Por otro lado, las relaciones con otras personas en la cárcel se hacen más difíciles porque no te puedes fiar mucho de los que te rodean: en la prisión, algunos condenados “soplan” información a los funcionarios a cambio de mejorar sus condiciones.

En la prisión en la que ha entrado Alfon, es de suponer que habría personas que conocían las causas de su ingreso, ¿cómo ven los presos a una persona que ha entrado por una causa, cómo es esta, rodeada de elementos ideológicos?

Entre los presos existe la solidaridad y el respeto, más de lo que la gente se cree, y por eso sobreviven a esas condiciones tan duras. Aunque hay de todo, el matonismo es algo muy peliculero. Sí hay gente muy “dura” pero en general la gente llega allí muy “jodida”, especialmente los inmigrantes. Estos son los que peor lo pasan porque buena parte de ellos no tienen ninguna red de apoyo fuera ni familia que les espere ni dinero que les llegue. Están completamente vendidos…

Alfonso me dice que últimamente está entrando gente para tres meses, para seis meses, gente que entra por no poder pagar multas…

Por último, quería pedirte unas palabras de ánimo para los encausados de Gamonal.

Ellos tienen que ir con la cabeza muy alta porque han hecho lo que tenían que hacer: defender los intereses de su pueblo, de su barrio y de su clase. Y por otro lado deben de tener la cabeza fría y ser inteligentes porque también hay que salir lo mejor parados posibles de las farsas judiciales. Sé que los abogados lo han preparado muy bien porque lo estoy siguiendo y de lo que se trata es de que se puedan salvar de la prisión.

Las fiscalías están sirviendo de meros aparatos represores y los testimonios policiales son siempre contradictorios en este tipo de juicios. Como parte de la Asociación “Madres contra la represión” compruebo como repetidamente se reproducen las mismas mentiras.

Relacionado

Entrevista con “Madres contra la represión”

Madres contra la represión :”montajes policiales”

2 Comments

  • Lorena

    El caso de Alfon es idéntico a los condenados por el fallido bulevar de Gamonal, chavales detenidos aleatoriamente con el fin de provocar miedo al resto de la población. Si permitimos que esta práctica se siga extendiendo, más pronto que tarde viviremos como en una dictadura. De nada servirá llenarnos la boca diciendo que la justicia es igual para todos. Es muy triste ver sufrir a una madre por que la ” justicia ” se ceba con los más débiles y sin recursos con los que hacer frente a tanta calaña, que mantenemos entre todos a ” cuerpo de rey”.
    Los que conocemos estos casos de cerca pedimos ¡¡¡que se les libere YA!!!!

  • Juan Vallejo

    Conozco a Elena desde algún tiempo. Su talante y tesón es increíble. La lucha contra la injusticia que ha llevado a prisión a su hijo Álfon debería instruirnos sobre la importancia de la lucha contra la dictadura que sufrimos en este país enfermo, saqueado y sin futuro. Puedo dar fe de su fuerza, del espíritu conque ha impregnado a todos los que hemos tenido oportunidad de escuchar sus testimonios en los numerosos lugares que ha visitado, para evidenciar la saña que el Estado ha vertido sobre su hijo al que han elegido de cabeza de turco para que sintamos la amenaza, la mordaza de un Gobierno podrido y fascistoide que conculca los derechos humanos y tortura. El gran Cañamero lo mostró ayer con los retratos de Bódalo en prisión y Urdangarin gozando en Suiza de la depredación del dinero público que ha ejecutado a sabiendas de la podrida Zarzuela.
    Mujeres como Ana, Irene, de Gamonal, Alicia y tantas otras, están acompañando a Elena en un dolor que se hace fuerza, que se transmuta en esperanza para que esto termine de una vez y otras familias no padezcan tanta tiranía. Nos dais ejemplo, mujeres contumaces, llenas de una belleza interna fascinante.
    Gracias a Burgosdijital por esta entrevista. Impagable tu trabajo, como siempre , Basilio, puntual y certero. Sé por Elena, que Álfon acaba de leer esta entrevista y que está lleno de emoción, de agradecimiento. Me envía un abrazo para todos vosotros.
    Y el mío a los que, de algún modo, desean la libertad, la de expresión y la otra: esa que privaron a gentes como Álfon y que permanecen anudados a la miserabilidad de un gobierno indecente.

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies