Caravana a Grecia: manual para un mundo sin fronteras

425327715_24037

Burgos Dijital quiere estar cerca de la Caravana a Grecia por los refugiados y por ello tenemos el interés de ofrecer a nuestros lectores la experiencia personal y directa de una persona que está viviendo el día a día en los campamentos de refugiados y que quiere trasladarnos a modo de diario de abordo su experiencia personal.

Ella es Patricia Rodríguez Olalla: activista de la PAH y de Amnistía Internacional en Palencia, concejala por “Ganemos Palencia”, representante sindical en el sector público por CGT  y miembro de PLADEPU (Plataforma en Defensa de lo Público de Castilla y León).

Advertimos que no trataremos de hacer una crónica periodística, aunque no por ello menos veraz, sino una transcripción literal de las vivencias personales de nuestra colaboradora.

Viernes, 15 de julio de 2016

Nuestro autobús parte de Palencia, buen ambiente y gente de diversos sitios: Valladolid, Salamanca, León, Asturias, Cáceres… Durante estas primeras horas nos presentamos con un juego y vamos conociéndonos, algo que será fundamental para el buen ambiente futuro.

A la llegada a Barcelona nos espera una fiesta de bienvenida con sorpresas como actuaciones, música, lectura de manifiestos de los diversos colectivos y un discurso final de Ada Colau.

Tenemos la suerte de poder hablar con gente como Miguel, europarlamentario, y Tom Kurchard. Al final incluso podemos mojar un poco los pies en la playa de la Barceloneta, ¡¡este agua no tiene nada que ver con el Cantábrico!

La cena transcurre entre la noticia del atentado en Niza y las recientes noticias del golpe de Estado en Turquía. Pero finalmente el cansancio puede más. Extendemos nuestros sacos de dormir en el polideportivo y nos disponemos a dormir unas pocas horas pues el sábado se madruga.

Sábado, 16 de julio de 2016

Salimos muy prontito de Barcelona rumbo a Francia. Nos preocupa que el reciente atentado suponga cortes en la carretera para realizar controles pero afortunadamente en el transcurso de las horas nada de esto ocurre.

Debido a un accidente tenemos una retención de una hora en la carretera que aprovechamos para salir del autobús y hacer una manifestación improvisada: cantos y bailes alrededor de los 5 vehículos que venidos de diversos puntos del estado español componen la caravana. Somos unas 300 personas que, a pesar del cansancio y la falta de sueño, estamos muy ilusionadas y con ganas de transmitir un mensaje de solidaridad, a la vez que político y reivindicativo.

No paramos en Marsella con la intención de llegar a tiempo a las manifestación por las personas refugiadas en Milán. Desafortunadamente sólo lo consiguen tres de los autobuses, no así el nuestro que acaba llegando directamente a la fábrica autogestionada dónde dormiremos.

Esta fábrica se llama “Rima Flow” y está en un polígono a las afueras de Milán. Ante el riesgo de irse a pique, los trabajadores la recuperaron y ahora es un centro social okupa, dónde dan cabida a todo tipo de actividades culturales mientras se intenta sacar adelante.

Tras varias partidas de futbolín, un poco de conversación y una cena rápida, de nuevo extendemos nuestros sacos para dormir e intentar recuperar la falta de sueño.

Domingo, 17 de julio de 2016

Bon giorno!! Igual que ocurrió en Barcelona dónde nos agasajaron con un espléndido desayuno ecológico, la gente de “Rima Flow” también tiene preparado desayuno y tan sólo nos piden una aportación económica a voluntad.

Tras agradecer su hospitalidad y despedirnos, continuamos ruta. Hoy tenemos que llegar hasta Ancona, ciudad en la que tomaremos el ferry en dirección a Igoumenitsa, nuestra primera parada en Grecia. Otra “jartá” a kilometros en autobús aunque menos que el sábado.

Paramos en Ancona a comer y después de postre tomamos un delicioso helado italiano. Ya en el puerto y para hacer más amena la espera alguien tiene la genial idea de poner música árabe y todos empezamos a bailar bajo un sol de justicia. Definitivamente esta gente de la caravana estamos locas, pero una locura buena y contagiosa.

Conseguimos, a continuación, que los billetes de nuestras dos compañeras que no han podido venir, puedan ser utilizadas por personas sin recursos que querían viajar en la caravana: al menos han sido útiles.

El ferry es espectacular y las vistas desde la cubierta del centro histórico de Ancona con la luz del atardecer sencillamente impresionantes. Disfrutamos de esta experiencia mientras el barco comienza a zarpar y, mientras el sol se va poniendo, hacemos una asamblea general: la primera de toda la caravana junta.

Salen buenas ideas y se pone de manifiesto el entusiasmo y la energía positiva de la gente. En cuanto a la logística general para esta noche toca buscarse la vida, puesto que no hay butacas para dormir disponibles para toda la gente en un primer momento, aunque luego logramos encontrar y al final sobran asientos. Cenamos en un restaurante con vistas al mar, disfrutamos un rato de la agradable noche en cubierta, con una luna casi llena que ilumina todo el mar y después a dormir, de la mejor manera posible, unas en butacas y otras en el suelo.

Todo el ferry está ocupado por gente que extiende sus sacos de dormir por cualquier parte. No soy capaz de calcular la capacidad de la inmensa embarcación pero hay miles y miles de personas aquí.

Lunes, 18 de julio de 2016

Ya estamos cerca de Grecia, así que: kalimera!!

Desde nuestra llegada a Igoumenitsa, un “amable” coche de policía nos escolta para que no salgamos de la autovía. Y a cada intento de tomar una carretera para encontrar un supermercado o estación de servicio dónde poder comer y aliviar otras necesidades, el coche policial nos reconduce a la autovía y nos lo impide. Al final acabamos en un sitio “dejado de la mano de Dios” dónde el propietario de la gasolinera y pequeño restaurante no podía creerse la suerte que le había caído de golpe en forma de 300 guiris hambrientos… Al buen hombre no se le borraba la sonrisa de la boca: ¡alguien tenía que haberle hecho una foto!

Retomamos el viaje y llegamos por fin a Tesalónica, el que será nuestro centro de operaciones para los próximos 4 días.

En Tesalónica, el campamento de “No border” se ha establecido el pasado viernes, ocupando un edificio de la Universidad por 10 días, durante los cuales habrá talleres, asambleas, visitas y actos reivindicativos para llamar la atención sobre las personas refugiadas. Hay muchas de ellas salen a recibirlos así como gentes de diversos sitios del norte de Europa.

La acogida es emocionante, como prueban los vídeos que están circulando por las redes. La gente se acerca a hablar y así conocemos a Mohamed. Él es sirio y habla bastante bien el inglés, nos cuenta que es de una ciudad cercana a la frontera con Irak, que estuvo retenido varios días por el Daesh, esposado… tras quedar en silencio unos segundos, resume explicando que pudo escapar. Tiene varias cicatrices en la cara, me pregunto a qué serán debidas. Quiere olvidar…

Tras eso, el resto del viaje de Mohamed fue casi anecdótico y ahora se siente tranquilo en Tesalónica, vive muy precariamente pero al menos es libre. Tras despedirnos de él, visitamos la Universidad por dentro y después vamos a nuestro hostal en el que podremos dormir por fin en una cama con colchón.

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies