Homenaje por el XXI aniversario de la Comunidad de Paz de San José Apartadó (Colombia)

Foto cedida por la Asociación Burgos con Colombia

El viernes, 23 de marzo, a las 18 horas en la Sala Capitular del Monasterio de San Juan tendrá lugar el homenaje por el XXI aniversario

Desde el grupo de Burgos de Amnistía Internacional y la Asociación Burgos con Colombia queremos felicitar a la comunidad de paz en el 21 aniversario de su creación y así hacerles llegar una vez más nuestra solidaridad a través de un sencillo homenaje. El acto consistirá en la lectura de poemas y textos breves sobre la paz, la dignidad y la defensa de los derechos humanos. Participarán personas representativas de las instituciones y colectivos sociales. También se podrán dejar felicitaciones y palabras de apoyo en mensajes escritos y dibujos que posteriormente haremos llegar a la comunidad en un audiovisual.  Habrá cartas para enviar a título individual pidiendo al gobierno colombiano que adopte medidas de protección, que desmantele los grupos paramilitares e impulse las investigaciones sobre las últimas amenazas recibidas.

Comunidad de Paz de San José de Apartadó

La Comunidad de Paz de San José de Apartadó está compuesta por personas que viven en varias aldeas del municipio de Apartadó, en el noroeste de Colombia. El 23 de marzo de 1997 se declararon comunidad de paz, comprometiéndose a no participar en el conflicto armado ni dejarse involucrar en él, negándose a llevar armas, o a facilitar información o apoyo logístico a cualquiera de los bandos. A cambio piden a todos los actores armados que no rebasen los límites de sus comunidades y respeten su derecho a la vida, su condición de civiles y su decisión de no intervenir ni colaborar con ninguno de ellos.

Pero la Comunidad de Paz de San José de Apartadó ha pagado un elevado coste. En estos más de veinte años, más de 200 de sus miembros han sido asesinados o han sido víctimas de desaparición forzada, mientras que otros han sido amenazados o agredidos sexualmente.

El apoyo internacional de cada vez más instituciones y organizaciones de derechos humanos ha contribuido a visibilizar la situación, denunciar las violaciones de derechos humanos y exigir al gobierno colombiano medidas de protección y justicia. Desde marzo de 2003 el Ayuntamiento de Burgos, impulsado por varias organizaciones sociales, mantiene un convenio de cooperación solidaria con la Comunidad de Paz.

Pese al proceso de paz iniciado en el país hace poco más de un año, lejos de mejorar, la situación de riesgo se mantiene. A lo largo del pasado año la comunidad viene informando de un preocupante avance del grupo paramilitar Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) y también de repetidas amenazas, algunas de muerte, a miembros representativos de la comunidad. El 29 de diciembre, cinco paramilitares atacaron e hirieron a Germán Graciano Posso, representante legal de la Comunidad de Paz, y pese a que la comunidad logró retener y entregar a dos de los atacantes a la Fiscalía Nacional, inmediatamente fueron puestos en libertad. A día de hoy se continúan necesitando medidas concretas para garantizar la seguridad de los miembros de la comunidad y el apoyo internacional es fundamental.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies