¿Cuánto vale la vida humana? reflexiones sobre los atentados de París

Protesta contra la guerra

Por Juan Ángel Argelina Díaz


“Llevad la carga del Hombre Blanco.Enviad adelante a los mejores de entre vosotros; Vamos, atad a vuestros hijos al exilio Para servir a las necesidades de vuestros cautivos; Para servir, con equipo de combate, A naciones tumultuosas y salvajes; Vuestros recién conquistados y descontentos pueblos, Mitad demonios y mitad niños.”

Rudyard Kipling. La Carga del Hombre Blanco, 1899.

Los imperios, como los adolescentes, piensan que siempre serán eternos. El poema de Kipling es el producto de la fascinación colonial. A lo largo del siglo XIX y buena parte del XX, las grandes potencias se extendieron por el mundo bajo el pretexto de su “misión civilizadora”. Mientras las clases medias británicas y francesas disfrutaban de los productos exóticos más variados, admiraban el arte de los pueblos “inferiores” conquistados, saqueados y expuestos en los imponentes museos del Louvre y Británico, y mantenían un buen nivel de vida gracias a la explotación de todos sus recursos, se extendía incluso entre el proletariado la convicción de pertenecer a una raza superior, a una cultura evolucionada y claramente destinada a cambiar el mundo conocido, desterrando para siempre el salvajismo, propio de gente que no había sabido desarrollarse como ellos.

La opinión pública, arrastrada por el nacionalismo y el patriotismo de las hazañas bélicas, y por una teoría “científica” que trataba de demostrar la jerarquización evolutiva de las sociedades y las clases, se regocijaba en la grandeza de su Imperio.

Y personajes como Livingstone, Richard F. Burton, y otros exploradores inquietos eran llevados a la leyenda y a la nueva mitología del héroe capaz de enfrentarse a los peligros de ese mundo incógnito, lleno de seres humanos inconscientes del papel salvífico de su figura. Kipling, London, y otros escritores magnificaron en la literatura a esos “superhombres”.

Pero lo más importante fue que en el inconsciente colectivo occidental se grabó y perduró la idea de su superioridad étnica y cultural.

Las viejas prácticas del imperialismo colonial se mantuvieron incluso después de la Segunda Guerra Mundial, a pesar de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y de los claros mandatos de las Naciones Unidas sobre descolonización: Las antiguas metrópolis mantuvieron el control de sus antiguas colonias por medio de férreos tratados económicos y militares, que las ataron en sus políticas tanto internas como externas. Siempre tratadas como menores de edad, sus intentos de emancipación total casi nunca tuvieron éxito, y durante la Guerra Fría no pudieron optar más que por pertenecer a alguna de las áreas de influencia de las nuevas potencias dominantes, USA o URSS.

Las viejas naciones de Europa no fueron sino comparsas en esa lucha sorda, limitándose a seguir los planes de Whasington o Moscú. Pero el fin del bloque comunista iba a modificar este panorama: no sólo resurgieron los antiguos nacionalismos, sino que dentro de la estrategia del Nuevo Orden Mundial, iniciado con la primera Guerra del Golfo en 1991, los tradicionales planteamientos del sistema colonial iban a resucitar con fuerza, aunque esta vez ya no con una excusa civilizadora, sino con el sacrosanto ideal de la democracia.

Daba igual que Estados Unidos hubiera plagado de dictaduras América Latina durante la Guerra Fría, o sustentado las de Grecia, Portugal o España, y armado a las de medio Tercer Mundo.

Ahora, la liberación de Kuwait daba comienzo al cuestionamiento del sanguinario sistema baazista de Irak, al que, curiosidades del destino, había apoyado en su cruenta guerra contra Irán en los ochenta (más tarde se sabría que también había vendido armas a Irán para financiar a la contra nicaragüense), y el propio presidente Bush padre, al igual que Clinton y Bush hijo, se congratulaban del fin del peligro rojo en el mundo, especialmente en Afganistán, donde habían, con la ayuda de Arabia Saudí, creado y financiado a los grupos fundamentalistas islámicos que tomaron el poder tras la retirada soviética.

Éste es el prólogo necesario para comprender el estado actual de las cosas, sobre todo en el mundo árabe y musulmán en general. La posición dominante de Estados Unidos en los años 90 permitió dibujar una representación del sistema-mundo basado en un poder unidireccional, globalizado y marcado por la victoria del liberalismo económico, el mismo que había llevado a la expansión colonial depredadora desde el siglo XVIII. No había nacido un mundo nuevo. Se había despertado el viejo, pero ahora en forma de zombi.

La necesidad de materias primas y energéticas seguía siendo la prioridad para mantener ese nivel de vida que las clases medias occidentales disfrutaban desde entonces, y que servía como justificación para montar todo el engranaje de dominación mundial.

No obstante, como iniciaba este artículo, los imperios siempre se niegan a abordar su propia situación de decadencia, y la adaptación de sus viejos modelos en un marco de relaciones internacionales diferente, no da los mismos resultados: En un mundo saqueado y con enormes problemas medioambientales, de escasos recursos y muchos competidores, las viejas estrategias traen problemas inesperados.

Los atentados del 11-S en Nueva York fueron el primer aviso. Y con ellos la democracia sufrió el primer embate. Fueron la excusa idónea para firmar la Patriot Act, que recortaba los derechos ciudadanos hasta niveles impensables. El escenario del miedo, impulsado por el propio gobierno norteamericano, marcó el escenario de una manipulación de la opinión pública sin precedentes.

Desde entonces, cualquier acto contra los derechos humanos ha sido justificado de forma repulsiva, incluyendo la construcción de un campo de concentración en Guantánamo y la existencia de cárceles secretas en todo el mundo, donde la tortura se practica de forma sistemática a prisioneros sin juicio ni garantías legales reconocidas.

Es la guerra contra el terror, se dice desde entonces. Será una guerra larga, decía Bush, mientras su gobierno mentía sobre las supuestas “armas de destrucción masiva” que Saddam Hussein habría acumulado en un Irak suficientemente machacado por las sanciones impuestas desde la invasión de Kuwait; un Irak despedazado por las luchas internas entre facciones étnicas y religiosas, mientras la ocupación norteamericana no hacía otra cosa que beneficiar a empresas privadas y a políticos corruptos en un ambiente de saqueo sistemático.

O un Afganistán igualmente ocupado tras los bombardeos que dieron fin al régimen talibán, que no ha logrado la estabilidad ni el desarrollo que se le prometía, al igual que Libia, cuyo dictador fue asesinado tras una guerra que se justificó por esa misma idea de democracia, que no es otra cosa que la nueva versión de la “civilización” de la época colonial.

De este modo, Oriente Medio en llamas. Qué curioso que todo pase en el área con más yacimientos petrolíferos del mundo. Qué curioso que sólo haya que llevar la democracia a las regiones donde se encuentran los recursos energéticos que hacen posible nuestro modo de vida, aunque después se maten entre sí. Pero eso ya no es culpa nuestra. Son pueblos atrasados, salvajes. No han pasado por nuestra “ilustración”.

Nuestro lavado de cerebro ya es tan completo, que no sólo carecemos de empatía para comprender al otro, sino que hemos perdido la memoria. Los grupos islamistas ya estaban presentes entonces. Fueron financiados por los servicios de inteligencia de nuestra querida Europa.

El Barclay’s Bank, Lloyd’s International, el National Westminster Bank y otras empresas y bancos británicos financiaron desde los años 40 al Consejo para el Entendimiento Árabe-británico (CAABU) y al Centro de Estudios Árabes del Medio Oriente (MECAS), que respaldaron y apoyaron significativamente a los Hermanos Musulmanes, principal y más antigua fuerza islamista de Oriente Medio, que logró el poder en Egipto en 2011.

Creo, sin duda, que ningún movimiento yihadista hubiera podido desarrollarse en Oriente Medio sin la participación de los servicios de inteligencia occidentales, sobre todo tras la desastrosa aventura siria.

Está comprobado que los gobiernos británico y francés apoyaron financieramente a los grupos anti-Assad, y que gran parte de ese dinero y armamento han ido a parar al nuevo “Estado Islámico” (ISIS). Es tan evidente, que ahora que el terrorismo golpea con fuerza el corazón de Europa, la única respuesta del gobierno francés, respaldado por el británico, es la misma que la que ofreció el presidente Bush tras el 11-S: golpear con fuerza al enemigo, declarar la guerra al mal, bombardear sus centros neurálgicos, fomentar el nacionalismo patriótico, proclamar la resistencia cerrando fronteras y anulando derechos ciudadanos al imponer el estado de emergencia. Será una guerra larga, dice Hollande. Hay peligro de un ataque químico, dice el primer ministro Valls. ¿No suena a déjà vu?

Sin minimizar la tragedia y conmovido por la magnitud del desastre, no puedo dejar de preguntarme por las circunstancias y las causas de todo esto. Sobre todo porque yo mismo fui víctima de otro sangriento atentado: el 11-M (2004), y porque ya estoy escarmentado por la manipulación y uso mediático de la muerte y el dolor. Entonces la situación era diferente, y el gobierno no quiso admitir su relación con la guerra de Irak y el auge de los grupos islamistas que utilizaban la excusa de la intervención occidental para cometer el crimen.

En un contexto contrario a la guerra, no hubiera sido correcto promover reacciones patrióticas contra el islam radical, y, al contrario, el nuevo gobierno promovió la tan criticada “Alianza de Civilizaciones”, en clara alusión crítica al “choque de civilizaciones” de Samuel P. Huntington.

Desde entonces ha habido un fuerte desarrollo de la intercomunicación electrónica y los mass media alcanzan un poder de manipulación mucho mayor.

Los atentados de París, tanto el de Charlie Hebdó como el del pasado 13 de noviembre, han tenido un eco mucho más profundo que los anteriores, y su difusión mundial ha logrado aumentar no sólo el apego sentimental con el dolor de las víctimas, sino que ha hecho posible la rápida comprensión de las medidas de fuerza del gobierno francés.

Prácticamente medio mundo ha usado la bandera francesa en sus perfiles de facebook. La Torre Eiffel se ha convertido en un símbolo de libertad, y las imágenes de la tragedia han copado con tanta frecuencia los espacios televisivos, que el resto de muertes producidas en atentados similares en el resto del mundo han pasado prácticamente inadvertidas.

El centro de la civilización ha sido atacado y sus víctimas adquieren un protagonismo mucho más importante que el resto, en una jerarquización de la muerte intolerable. No podríamos comprender esto, si no hacemos un análisis histórico sobre lo que aludí al principio: en el inconsciente colectivo occidental se grabó y perduró la idea de su superioridad étnica y cultural desde la época colonial.

Recuerdo imágenes de la película de Gillo Pontecorvo “La Batalla de Argel” (1966): una bomba estallaba en un café de una de las calles de la zona “blanca” acomodada de la ciudad. En una rápida reacción del ejército francés, la Casbah era tomada, y se cercaba a los responsables en una de sus miserables casas. La diferencia étnica y religiosa ocultaba otra aún mayor relativa a su posición social y de clase.

Para el colonizador, el árabe era inferior. Siempre se le trató con desprecio, al igual que en todas las ocupaciones coloniales. Cuando emigraron a la metrópoli, su situación no cambió. Fueron ocupando el lugar de los antiguos proletarios nacionales, de tal modo que hoy les han sustituido en sus suburbios tradicionales.

Se dice que no se quiere que los atentados traigan como consecuencia una ola de racismo, pero es que ya existe, y condiciona la misma estructura de la sociedad francesa, con sus reflejos mediáticos. O si no, echemos un vistazo a la hemeroteca, y recordemos lo que ocurrió el 17 de octubre de 1961 en París, cuando durante una manifestación pacífica de más de diez mil musulmanes que protestaban contra la represión francesa en Argelia, la policía asesinó a más de 200 personas, muchas de las cuales fueron arrojadas al Sena aún con vida desde el Pont Saint-Michel.

La escritora Marguerite Durás comparó entonces la situación de los argelinos con la de los judíos del gueto de Varsovia. “El origen de este drama se encuentra en el terrorismo islamista”, se podía leer en Le Monde (19-11-1961). Aunque los hechos fueron reproducidos en la novela Meurtres pour mémoire, de Didier Daeninckx (1984), y se realizó posteriormente el documental Nuit noire 17 octobre 1961 (2005), de Alain Tasma, el gobierno francés no reconoció la matanza y no admitió su responsabilidad hasta el 17 de octubre de 2012, cincuenta y un años después. Unos hechos se olvidan y otros se magnifican.

La opinión pública se moldea, y el “terrorismo islámico” sirve para justificarlo todo.

Cuando la memoria falla se puede decir cualquier cosa impunemente. He oído a las autoridades francesas que los sucesos del pasado 13 de noviembre constituyen el atentado más grave ocurrido en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Veremos las consecuencias a sus reacciones. Esto no es sino una de las muchas jugadas de la sangrienta partida de ajedrez librada en el nuevo orden mundial.

Al igual que los millones de refugiados que llaman a nuestras puertas, las acomodadas poblaciones de Europa son igualmente víctimas de su propia ignorancia. Sus gobiernos han desestabilizado el mundo, y ahora es la propia Europa la que se desmorona, al igual que lo hizo el antaño invencible Imperio Romano.

También los civilizados romanos se consideraban superiores en todo a los bárbaros que rodeaban el Imperio, e intentaron contenerles en campos de concentración en la frontera del Danubio.

Pero éstos aprendieron sus tácticas y superaron su estrategia, venciéndoles y asesinando a su emperador Valente en la batalla de Adrianópolis (378), para posteriormente saquear la propia Roma en el 410. Incluso entonces, historiadores como Hidacio hablaban ciegamente de un prometedor porvenir. Los imperios, como los adolescentes, piensan que siempre serán eternos.

Otros artículos de Juan Argelina:

Conflicto sirio y crisis migratoria

Celebrando un genocidio

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies