Muere Marcos Ana

15181410_10154123133443581_910482215902366297_n-1Por Eduardo Nabal

Uno de los presos políticos del franquismo que más tiempo pasó entre rejas, 23 años

Símbolo casi universal de un país sin memoria, protagonista de uno de los mejores documentales y testimonios de Javier Larrauri, Marcos Ana poeta en la cárcel y fuera de ella lucho hasta el final no solo contra el totalitarismo sino también contra el olvido de los que lucharon, como él, contra la dictadura y sus secuelas como se recoge en su autobiografía “Decidme como es un árbol” escrita en el año 2007 y  que refleja su experiencia  personal y política entre los muros de una intolerancia que no cesa. Algunos de sus poemas han sido recogidos en la biblioteca virtual de la Juventud Comunista. Os dejamos con una de sus creaciones más visionarias.

Carta urgente a la juventud del mundo

Si la juventud quisiera

mi pena se acabaría,

y mis cadenas.

(Decid ¡basta!
Haced la prueba.)

Vuestros brazos son un bosque
que llena toda la tierra;
si enarboláis vuestras manos
el cielo cubrís con ellas.
¿Qué tiranos, qué cerrojos,
qué murallones, qué puertas
no vencieran vuestras voces
en un alud de protesta?

(Todos los tiranos tienen
sus pedestales de arena,
de sangre rota, y de barro
babilónico sus piernas.)

Pronunciad una palabra,
decid una sola letra,
moved tan solo los labios
a la vez y la marea
juvenil atronaría
como un mar cuando se encrespa.

Pero, ¿quién soy yo, qué barco
de dolor, qué espuma vieja,
qué aire sin luz en el viento
acerco a vuestras riberas?

Como campanario de oro
vuestros corazones sueñan.
La juventud es la hora
del amor, su primavera.
¿Por qué mover vuestras ramas
alegres con mi tristeza?
¿No es mejor que yo me coma
mi pan solo en las tinieblas;
que mis pies cuenten las losas
veinte años más, mientras sueñan
mis alas entre las nubes
de un cielo roto en mis rejas?

Pero la vida -mi vida-
me está clamando en las venas;
abrasa loca las palmas
de mis manos; lanzaderas
clava y desclava en mi frente
y el pensamiento me quema.

Ved nuestros tonos. Ya somos
como terribles cortezas;
claustrales rostros, salobres
ojos que buscan a tientas
-sedientos de luz y sol-
una grieta entre las piedras.

No sabéis lo que es vivir
muriéndose a vida llena;
grises, sobre grises patios,
sin más luz que una bandera
de amor…

Ni lo sepáis nunca…
Más si queréis que esta lepra
jamás os alcance el pecho,
no dejéis “mi muerte” quieta.
No dejadme, no dejadnos
con nuestras sienes abiertas
y en un cerrojo sangrante
crucificada la lengua.

Levad vuestros pechos. ¡Pronto!
( Es bueno que esta gangrena
os revuelva las entrañas.)
¡Echad abajo mi celda!
Abrid mi ataúd; que el mundo
en pie de asombro nos vea
indomables, pero heridos,
sepultos bajo la tierra.
¡Que no queden en silencio
mis cadenas!

1 Comment

  • Miguel

    Marcos Ana, gracias por luchar dentro y fuera de la cárcel por las libertades. Gracias también a la sabia naturaleza que supo compensarte , en parte, con algunos años ” extra” sobre la media de esperanza de vida. D. E. P.

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies