Matajudaica, un pueblo de Cataluña que nunca pensó en cambiar su nombre.

Por Carles Giménez

MatajudaicaEn la comarca del Baix Empordà al igual que en el Alt Empordà existen pueblos como Vilajuïga, Castelló d Empúries o Besalú que albergan una ruta llamada “Red de Juderías Sefardíes”, que recuerda el protagonismo que tuvo esta comunidad judía en dichas localidades. De hecho si uno viaja y recorre estos bellos pueblos se encuentra con un icono de dicha red (un mapa peninsular) instalado en el suelo al igual que en Burgos hay conchas peregrinas del Camino de Santiago.

Reconocer la presencia de pueblos antiguos y otras culturas es algo que honra a los pueblos cultos y conscientes; Girona, capital de la provincia, honra a su barrio judío con un museo en su casco antiguo. Pero sin distraernos más, el pueblo que realmente atañe a este pequeño artículo es Matajudaica, diminuta localidad perteneciente al Ayuntamiento de Corçà cuyo nombre nunca ha suscitado en nuestros días ningún tipo de rubor ni ha sido centro de atención de ninguna campaña del Lobby Israelí u otra población hebrea como la comunidad hebrea de Irán, por poner un ejemplo.

Según el ayuntamiento de la localidad catalana, el nombre de “Mata” aparece por vez primera en un documento del año 1182, el acta de consagración del templo de Ullà; aparece el término Matha, que alude a la unión de diversas construcciones. En el último cuarto de del siglo XIII aparecería ya el topónimo Matha Judayca.

Red de Juderías

Símbolo de la Red de Juderías, una asociación pública sin ánimo de lucro que tiene como objetivo la defensa del patrimonio urbanístico, arquitectónico, histórico, artístico y cultural del legado sefardí

En el pueblo reconocen la herencia de poblaciones hebreas e incluso cuentan una historia alternativa a “la verdad oficial”: antes de la expulsión de los judíos en los siglos XV y XVI había una feria semanal bastante grande de venta de hierbas medicinales en el pueblo. 

Los judíos del pueblo, que no podían adquirir tierras, se dedicaban al comercio de plantas medicinales para todo tipo de dolencias y afecciones así como para recetas de cocina. Al parecer según el saber popular el nombre de Mata proviene del sustantivo “mata” o “mate” en catalán que significa arbusto o matojo de hierbas.

Centro de Segovia con el símbolo de Red de Juderías

Centro de Segovia con el símbolo de Red de Juderías

Comparando este ejemplo con la exagerada aventura del pueblo burgalés, Castrillo de Matajudíos, la jerigonza que se ha montado en la provincia, (aliñada por los medios locales), con las visitas del embajador del estado de Israel, el presidente Herrera, así como el cacique Méndez Pozo suena a chanza pueblerina de alto calibre; una especie de Bienvenido Mr Marshall sionista segunda parte. Cuesta mucho creer que una matanza de judíos fuera la causa del nombre del pueblo burgalés, sobre todo si tenemos en cuenta que a poca distancia de ahí, en Castrojeriz, se otorgó la Carta

Puebla de 974, ejemplo en toda la legislación medieval, donde se equiparan por primera vez los derechos de cristianos y judíos.

También cuesta mucho de creer que hayan existido presiones lo suficientemente grandes y acusaciones de antisemitismo que hayan obligado al cambio de nombre “Castrillo de Mota de judíos” (habiendo otros casos similares como el pueblo catalán) como tampoco las ha habido de “anti-musulmanismo” con el patrón de este “insigne” país y de Galicia que posee el apodo de “matamoros”. Y puestos a cambiar nombres que suenen desagradables todavía seguimos sirviendo en los restaurantes (sin que se vea en peligro nuestra gastronomía) la olla podrida de Burgos, en lugar de olla poderosa.

El escritor e investigador Julio Llamazares en el diario “El país”  ya advirtió que el nombre de la localidad burgalesa se refería a “mata”, del término de arbusto o arboleda (como en el caso catalán).

IMG_7635El interés de las autoridades de Burgos por la cultura hebrea suena a postureo provinciano, sobre todo si observamos el deplorable estado en el que se encuentra la zona de la antigua “judería de abajo” de la ciudad de Burgos correspondiente al barrio de Fernán González y la Calle Embajadores. Calles históricas del centro (supuestamente perteneciente a la humanidad) que merecen urgente atención y que junto a los alrededores del Castillo formaron parte de la antigua Judería Burgalesa (cuyo estado de conservación es actualmente vergonzoso).

Sin ignorar lo único respetable de este reciente y estrafalario episodio en la provincia: un referéndum (que se lo digan a los treviñeses) y la actitud de mejora de una población que desconoce el por qué de su nombre, la visita del embajador del estado genocida de Israel, tanto al pueblo como a la cámara de Comercio de Burgos roza ya el disparate.

Calle Embajadores

Estado actual de la calle Embajadores

Es conocida la labor del estado sionista para lavar sus crímenes militares con negocios y dinero; lo triste es que políticos y personalidades (con más apego a países como Suiza o el Principado de Liechtenstein) sigan la corriente a estas políticas aprobando incluso también un ejercicio de mímesis con la bandera del estado sionista a la bandera del pueblo, todo un ridículo heráldico. 

Desde las reverencias de Josep Piqué, ministro de exteriores de Aznar, dando la mano a George Bush en su visita a España no se ha visto mayor ridículo y complicidad de la casta española con los países más belicistas que se saltan la legalidad internacional.

Bandera de Castrillo Matajudíos junto con la bandera de Israel

Bandera de Castrillo de Mota de judíos junto con la bandera de Israel

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies