La exorcista que enseñaba machismo y homofobia en los colegios de Burgos

Arzobispo de Burgos oficiando una misa en Semana Santa en Burgos. Foto de archivo

Por Basilio el Bagauda

Aún estoy estupefacto al leer en un diario local de nuestra ciudad que la “Iglesia recolocará a la profesora de Religión implicada en los exorcismos” este 19 de septiembre.

Al parecer, entre la comunidad educativa, hemos tenido a una buena señora desde, como mínimo, hace 10 años, que se dedicaba en las aulas a martirizar y manipular a jóvenes de 14 y 15 años en nuestros colegios públicos preguntándoles, no por el padrenuestro, sino por sus hábitos sexuales o por cuestiones que siempre han preocupado tanto a los sacerdotes como el ciclo menstrual de las mujeres.

Además, y según declaraciones de antiguas alumnas, las amenazaba, por supuesto sólo a ellas, con aderezar sus enjundiosas y aleccionadoras charlas sobre el aborto con vídeos de restos fetales.

Para no terminar ahí, extendía con fruición sus teorías sexuales sobre la perversidad provocadora de las mujeres hacia los pobres y desvalidos muchachitos. Y no contenta con impartir sus ejemplares enseñanzas apostólicas en sus clases de religión, amparándose en la libertad de cátedra, intentaba por todos los medios influir en la educación impartida en otras materias, con su particular visión católica de la vida, llegando al enfrentamiento con las direcciones de los centros.

Así mismo, también era muy famosa, no sólo por su furiosa entrega a la Inmaculada, sino también por su sintonía y liderazgo con los movimientos más violentos contra las personas homosexuales y, en general, contra la libertad sexual que todo ser humano se merece si con ella no destroza la vida de nadie.

Para rematar la faena se ha convertido, y de ahí que nos enteremos ahora de semejante dislate, en la protagonista de un exorcismo reiterado sobre una pobre adolescente a la que le quitaron incluso las ganas de vivir. ¡¡Y todo por amor de Dios!!

Se deduce también del artículo, aunque evidentemente la periodista no se atreve a exponerlo, que el anterior obispo de Burgos Francisco Gil Hellín y el nuevo Fidel Herráez Vegas, ambos más que cercanos a la secta más poderosa y peligrosa de nuestros lares, el opus dei, ya conocían la conducta de esta persona y sabían de las quejas de los centros que manchaba. Y que, ahora mismo y teniendo en cuenta las declaraciones del vicario de la diócesis, está siendo protegida, hasta que se recupere de la presión mediática para volver a tener a la inquisidora a punto.

Por otro lado, también nuestro partido popular, siempre inclinado a la moderación, al centrismo y a la paz social, conocía desde hace unos años la conducta irreprochable de la docente que entre tod@s pagamos. Que nadie se haga el ofendido en este caso porque a pesar de que el Libre designado Director Provincial de Educación se eche las manos a la cabeza, él sabía de las quejas de varios directores de los centros educativos y nunca hizo nada al respecto. De nuevo la impostura con la que juega el PP, con la que arrebaña los votos de los timoratos, a sabiendas de que lo que vende ahora y lo políticamente correcto es defender una postura progresista respecto a los derechos civiles.

Aún sigo preguntándome cuál es la razón por la cual ninguno de los progenitores de las crías que espetaban durante la comida la última barbaridad de la profe, reaccionó ante semejantes inyecciones de odio. Pero claro, eso sería como preguntarme por qué este insensible y doloroso país que tanto nos hace llorar prefiere darle la oportunidad a los padres y madres de llevar a sus hijos a un aula donde se les pregunte por el número de veces que se masturban a que se malformen con la música, el teatro o la filosofía.

Tampoco entiendo cuál es la razón de tanto silencio en nuestra ciudad, especialmente cuando algo toca de lleno a la Iglesia, como si esta institución no pudiera ser objeto público de crítica.

De las personas, de manera individual, espero poco. Y me estoy refiriendo especialmente a l@s ex-compañer@s de cada uno de los centros por donde sembró su semilla, porque lo que toca en estos tiempos es que cada trabajador gane su competición personal; a los directores de los mismos, que también andan a lo suyo; y, por supuesto, a los “gerifaltes” de la Dirección Provincial de Educación, que bastante tiene Santillana con el marrón del Jefe de contratación investigado, y del obispado de Burgos, el cual está rutinariamente entregado, como el resto, a la labor evangélica de ocultamiento de todas sus miserias, como corresponde a la institución.

Pero, ¿qué hay del resto del tejido social y reivindicativo de la ciudad? ¿Acaso no tiene nada que decir el nuevo gremio corporativo creado ex profeso para igualar a tod@s l@s colocad@s por el Obispo con el resto de docentes, los cuales las pasan “canutas” para aprobar una oposición y obtener un destino definitivo donde rehacer su vida?

Y las famosas organizaciones de base cristiana, ¿van a seguir calladas ante los escándalos provocados por la institución eclesiástica y que afean públicamente la fe que profesan? ¿A qué se debe tanta mansedumbre?

¿Y las organizaciones feministas de la ciudad tampoco se atreven a presionar al obispado para exigir responsabilidades? ¿Y los partidos y las centrales sindicales contrarias a la entrada de la religión en las aulas y la plataforma en defensa de la educación laica tampoco tienen nada que decir al respecto?

confesion

Sacerdote confesando en la calle durante las Jornadas JMJ en Burgos, Foto de archivo

Esta es simplemente una prueba más de la caverna hacia donde se dirige la Iglesia católica española que depende en sus nombramientos, no lo olvidemos, de ese Papa tan elogiado por la autodenominada nueva izquierda. Esa nueva izquierda que se dejó llevar por la maquinaria cruel del Estado y las presiones mediáticas neofascistas para crucificar, ya que de temas religiosos hablamos, a dos dignos y valientes titiriteros que pagaron con una semana de FIES y una denuncia por enaltecimiento de terrorismo por hacer una humilde e ideológica representación de títeres, mientras callan ante lo que parecen posibles delitos reiterados de odio de una terrorista del púlpito.

No quiero ni imaginarme qué “mierdas” se ocultarán cuándo el sindicato de profesores de religión se haga fuerte en los órganos de representación de la Junta, y cuándo por obra y gracia de la LOMCE los consejos escolares pasen a ser meras figuras decorativas y las direcciones de los centros sean ocupadas por personas elegidas a dedo por la Consejería de Educación, es decir por el Partido Popular.

Pues nada, pongamos un “Campolara en todos los rincones de nuestros barrios y en las vidas de nuestr@s hij@s que, al fin y al cabo, todo el mundo tiene derecho a tener entre sus familiares a futuras inquisidoras o a golfos apandadores con un Master en Administración y Negocios en la Universidad de Navarra.

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies