La CÍA en España: Isidoro o… Felipe González

cia

Por Matilde Tilde

La CÍA en España de Alfredo Grimaldos es una obra de recomendada lectura si hoy en día se quiere entender a algunos siniestros y oscuros personajes de la historia de nuestro país que aún hoy en día siguen aportando grandes y “memorables” gestos para la perpetuidad del bipartidismo, o tal vez lo contrario, es difícil saberlo teniendo en cuenta las múltiples caras con las que se levantan y se acuestan dichos peones del poder económico.

El libro cuenta cómo en la época final del franquismo, el comandante del servicio de inteligencia español -SECED- Miguel Paredes, inició una amplia ronda de contactos con militantes socialistas para conocer sus planteamientos políticos, hasta dónde llegaba su izquierdismo y su ímpetu revolucionario. Una operación denominada curiosamente “Primavera” (como las primaveras árabes, movimientos reivindicativos en países árabes al estilo del 15 M) para  acercar a socialistas a posiciones más templadas y pragmáticas según las recomendaciones de Willy Brandt, un curtido socialdemócrata alemán que ocupó el cargo de canciller de Alemania Occidental entre 1969 y 1974.

Según Grimaldos, durante los últimos años del franquismo el Psoe era poco más que una sigla, el mayor peso de la resistencia contra el régimen lo habían desempeñado los comunistas.

El 14 de Octubre de 1974, seis meses después de la revolución de los claveles, se celebró un congreso del PSOE en Suresnes, una ciudad cercana a París, con financiación del Partido Socialdemócrata alemán (Willy Brandt). En ese congreso, un tal Isidoro (un joven abogado sevillano semidesconocido con ciertos trazos burgueses, que se enmascara con el nombre de guerra de Isidoro, nombre tras el que se esconde Felipe González) sería llevado hasta lo más alto de la cúpula de la organización y, consiguiría suceder como secretario general del partido al veterano Rodolfo Llopis, quien no reconocerá las resoluciones de dicho congreso. El Congreso de Suresnes fue convocado por un grupo de jóvenes militantes desgajados del PSOE histórico. La dictadura propició el resurgir del Psoe para ahogar al PCE, en palabras del comisario Manuel Ballesteros a la periodista Pilar Urbano, “a los socialistas no se les detenía a diferencia de los comunistas, era una indicación de los altos mandos”.

Se trataría de una refundación del partido de Pablo Iglesias y se prepararía la Transición española tutelada por la socialdemocracia alemana y los servicios secretos norteamericanos. Un fino y arduo trabajo de construir un partido “de izquierdas” para impedir que la izquierda se hiciese con las riendas de España aniquilando las luchas obreras y reivindicaciones populares (muy fuertes en la época).

EL PRESIDENTE FELIPE GONZALEZ MARQUEZ Y EL VICEPRESIDENTE ALFONSO GUERRA EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Los servicios secretos alemanes y norteamericanos se pusieron manos a la obra para construir un partido más vistoso en lo externo y manejable en lo interno, llevado por gente joven, un partido socialista que aceptase la monarquía (y la Otan), pero mantuviese al menos inicialmente una imagen de izquierda reivindicativa para que pudiese desbancar al PCE. La financiación se comenzó a canalizar a través de la fundación Pablo Iglesias, recién creada en el momento y, como se desvelará más tarde, en 1979, a través de UGT, la cual recibiría 200 millones de pesetas de los sindicatos amarillos norteamericanos.

Ya en mayo de 1979 en el XXVIII Congreso del Psoe se elimina por fin el término marxismo de los estatutos del partido para tranquilidad de los militares. Justo de la Cueva, miembro de la comisión mixta de reunificación del Psoe abandona la militancia y hace unas declaraciones: “El Psoe va donde dice la CÍA a través de Willy Brandt”. A partir de ahí los jóvenes que dieron el golpe de estado dentro del Psoe en Suresnes van cumpliendo el guión, que se les ha preparado, acercándose al poder.

Felipe González asumirá la tarea de destruir a ese movimiento que exigía amnistía, la consulta popular para elegir el sistema de estado, monarquía o República: -el PCE-. Nacía un nuevo monstruo pronorteamericano, atlantista y pro Otan: el Psoe de Isidoro. ¿Será Felipe González y su Psoe de Suresnes la única criatura diseñada por la CÍA para destruir a la Izquierda y a los movimientos populares?

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies