Elecciones

Por Juan Vallejo
Vomita la palabra en su envoltorio deletéreo y contumaz sobre los ilusos y los torpes, y los otros; también encima de los abyectos y los traidores, de los sabios y los tontos.
La palabra manipulada y servil, vestida de eufemismos, cargada de engaño y miseria. No se halla la cultura y la educación cívica en ella porque los que la dicen no tienen cultura ni civismo, porque son títeres de una parafernalia que les seduce el modo de vivir a cuenta de los nublados votantes que creen que eso de ir a votar lo menos malo es lo que procede para que no salga el pistolero o el heredero de la ponzoña peperiana.
 
Así se las gastan los columnarios y botafumeiros de las teles y las columnas de prensa con amenazas semejantes que ponen el acto del voto como un deber cívico y una obligación…Alguien pregona por ahí hacer de este engaño una obligación.
 
¡Cómo se afanan en proclamar esta amenaza por los foros más insólitos! Lo mismo resucitan a un Cristo yacente que empuñan la verga de un arcángel o les da por exhibir las fotos de los podridos y corrompidos jerifaltes de la mafia de Génova que abrevó en las alcantarillas del Estado en su seguridad y policía.
El panorama del país no puede ser más desolador. La incultura y la idiocia están instaladas en la derecha y ultraderecha y en gran parte de la izquierda descosida e infamada hasta límites degradantes. Oír a individuos como Casado, Suárez, Ciudadanos o la banda del Vox, le causan a uno tal vergüenza que debe de apelar a su serenidad para seguir conviviendo en este basural en que han convertido las elecciones.
Por la izquierda el desconcierto ya no es alarmante, es naturaleza. Han segregado una infección que pudre el proyecto cultural de nuestros maestros en la democracia; mejor dicho: lo han fulminado.
Yo no iré a votar, como siempre. Mi gata Luna y Bach tienen prioridad; sí, eso y Cavafis.
Además pasearé por el Retiro liberando matices de verdes crónicos asustados de los árboles. Y luego Velázquez…

1 Comment

  • Miguel Fernández

    Unos que no votan y otros que lo hacen por inercia, vamos a terminar dándonos el batacazo ( Como el Cristo de las Gotas), una vez más.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies