El SÍ al CETA del farsante Pedro Sánchez

Por Basilio, el Bagauda

El 12 de junio de 2014, el flamante candidato a la secretaría general del PSOE Pedro Sánchez se calificaba asimismo en una revista digital de actualidad política como un político liberal, más al centro que la izquierda de Zapatero y muy parecido a la línea de Pérez Rubalcaba.

En materia económica se presentaba con esta tarjeta de presentación: “abogo por mercados más abiertos, poco regulados y con competencia”. Su apuesta, según aseguraba, era la liberalización, no la privatización.

Un hombre que por aquel entonces y a sus 42 años prácticamente sólo había vivido al regazo del PSOE con salarios procedentes de las instituciones políticas bien trabajando directamente para ellas o bien realizando consultorías en proyectos internacionales y, de vez en cuando, el resto del tiempo lo llenaba como profesor en una universidad privada.

Antes de los 28 años, el partido le colocó “de prácticas” en el departamento de Relaciones Internacionales de la ONU y en el gabinete del Alto Representante de Naciones Unidas en Bosnia para el proceso de reconstrucción. Para a continuación ser enchufado durante dos años como asesor en el Parlamento Europeo: el producto de la factoría Psoe prometía.

Era un alumno tan bien aplicado que a los 31 años, tras la experiencia internacional, fue llamado por la vacua y pizpireta Trinidad Jiménez para formar parte de las listas municipales en la liza por el Ayuntamiento de Madrid. El PSOE no las ganó pero Pedro “el guapo”, que así le llamaban entre l@s suy@s, SÍ, convirtiéndose en concejal del ayuntamiento más grande del estado y ocupándose de las materias de urbanismo y economía, mientras tenía tiempo para trabajar a la vez para el entonces ‘número dos’ del partido, José Blanco, uno de los más vulgares arribistas que ha dado la factoría, una especie de Corcuera del siglo XXI que bien podría haber formado parte del elenco de algún “Torrente”.

Del Ayuntamiento quiso saltar al Congreso en el 2008 pero no consiguió el escaño tan preciado para el ambicioso Sánchez, aunque él había nacido para ganar y la fortuna siempre acompaña a los audaces: Pedro Solbes dimitió un año después y ocupó su escaño.

Y como diputado del Congreso llegamos hasta su elección como Secretario General. Y el resto de las cuitas por alcanzar el poder ya las conocemos hasta su divina resurrección como redivivo héroe de la izquierda, eso sí de la izquierda que aspira a gobernar o más bien de la que dejarán gobernar…

La política y el juego no son muy diferentes y si Pedro jugaba hace años la carta del “liberal”, ahora le toca la del “socialista”, con internacional y puño en alto incluida.

Parece más que evidente que tenemos ante nosotros el perfecto producto que creó Rubalcaba, pensando en una segunda transición política tras la etapa convulsa que arrancó en 2011, a lo Felipe González pero adaptado a los nuevos tiempos. Pero llegaron el “coletas” con su “juego de tronos” y la burguesía catalana echada al monte y estropeó los planes pesoistas y a nuestro querido Pedro no le quedó más remedio que dejar de un lado su liberalismo para que no le abandonaran más votantes, tras la primera intentona con unos recién estrenados Ciutadans, unos supuestos liberales a los que no se les veía por estos lares desde el destrozo del corrupto partido radical de Lerroux y el escádalo del extraperlo en la segunda república.

Pero era tal el miedo que causaba su ambición dentro del partido que el aparato, presionado por los grandes empresarios, le quitó la silla antes de que se le ocurriera siquiera en pensar formar gobierno con la otra izquierda y el visto bueno de los nacionalistas. Y el “guapo”, destetado por l@s principales figuras del transformismo y bregado ya en estas lides, se hizo el mártir para acabar convirtiéndose en verdugo de la oposición interna y de paso darse un baño de multitudes que le colocan de nuevo en la lucha por el poder.

Ahora tenemos que soportar una campaña mediática alucinógena en la que el madrileño aparece como el líder de la izquierda para unos o como un desquiciado peligroso que acabará rompiendo España para otros. Parece claro que ambas visiones le vienen bien al bipolar partido y a su alter ego para ir abriendo brecha en el techo de UP y que los medios están dispuestos a seguir con esta estrategia en la que hasta el mismísimo Podemos ha caído.

¿Cómo se entiende si no, que Iglesias y Bustinduy se feliciten del espectacular giro del PSOE respecto a la ratificación del CETA? Si precisamente es la abstención lo que va a permitir la ratificación del tratado lesivo para la soberanía de futuros gobiernos y para los derechos y bienestar de los oprimidos. Y tanto Narbona como Sánchez, junto a los voceros mediáticos, tienen el cuajo de decir que ¡¡se abstienen!! porque ven en ese tratado de libre comercio las atrocidades que esconde y por las cuales la izquierda y una parte del grupo socialista, no así ninguno de los eurodiputados socialdemócratas españoles, votó en contra en el Parlamento Europeo.

¿Será posible que los entregados votantes, que aún siguen confiando en el PSOE, y las bases no se den cuenta de la gigantesca tomadura de pelo que el pacto entre el PP-Cs, que se hacen los desairados, y el PSOE supone para tod@s? ¿Es posible que ni Iglesias ni Garzón se atrevan a denunciar una estrategia tan pueril?

¿Cómo pueden tener la vergüenza los sociatas de decirnos que aún con el voto en contra el CETA saldría adelante? Si éstos hubiera adelantado su voto en contra como lo han hecho con la mezquina abstención, la presión la hubieran sufrido en sus territorios Urkullu y Puigdemont, y a ver como vendían este tratado de libre explotación de los trabajadores y su medio ambiente a vascos y catalanes, tan celosos ellos de sus identidades, de sus privilegios económicos y de la gestión de sus territorios.

Pero no, el “guapo” se ha sacado de la manga la misma solución que la gestora, con un añadido que pasa desapercibido: el nombramiento de Iratxe García como responsable de Europa en la nueva ejecutiva del PSOE, una de las eurodiputadas del grupo socialdemócrata que votaron a favor del CETA sin ningún tipo de reproche. En fin, toda una declaración de intenciones del mendaz bamboleo sanchista que llevó a esta joven política, que lleva ya 13 años viviendo de los euro-emolumentos, a patinar hace unos pocos días con su tweet-homenaje al fallecido Helmut Khol, presidente alemán por la CDU (el partido de Merkel), como gran socialdemócrata.

A estas alturas parece claro que si UP quiere cambiar ciertos mínimos en la reaccionaria y clasista legislación aprobada durante estos años por PP y PSOE, no le va a quedar más remedio que tragar quina con el farsante Sánchez. Pero también se espera al menos que no entren al trapo de estos circos mediáticos y que no tengan un rol más, ya que de otra manera acabarán siendo más de lo mismo y, sin duda, fagocitados por el camaleónico pesoismo, que esa medicina ya la ha probado IU muchas veces con el consiguiente ardor y desilusión de sus votantes.

3 Comments

  • Independiente Libre Alai

    Sobre el PP, su resistencia a ser enterrado este viejo, corrupto e inepto partido, lleno de mentirosos y pelotas para sentarse en sillones, debe de terminar en un largo tiempo sabático para su posible regeneración.
    En cuanto Podemos puede destrozarle sus divisiones internas entre IU, Anticapis, Errejonistas y Pablistas una verdadera lástima que no pudieran superar estas clásicas tendencias de los progres, su futuro es la transversalidad que incluye a todos los que siguen la ética, honestidad, verdad y solidaridad para la mayoría, si superan estas diferencias egocéntricas y de tener toda la razón puede ser el futuro regenerador del país, ojalá sea así podemos fiarnos mas de los “malos” que de los “buenos” mentirosos.

  • Independiente Libre Alai

    Tengámoslos muy `presentes que Pedro y Albert, no son de fiar, no se guiarán por la ética, honestidad y verdad, sino por sus intereses privados egocéntricos, nada que ver con una imprescindible y necesaria regeneración de este país. Necesitamos una nueva generación de políticos que sigan los designios del Bien Común con Sentido Común y en beneficio de la mayoría ciudadana, caso contrario repetiremos los mismos errores por los que se lucha de boquilla.

  • Ernest

    El PSOE sigue traicionando, lo hizo en la transición, lo hizo co tantas y tantas leyes y ahora el colmo del funanbulismo es su abstención con el CETA y su si en Europa. Lo pagaremos todxs y también sus votantes. Pedro Sanchez es una marioneta más que acabara co Corcuera, Leguina y gusana Díaz, si no al tiempo.

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies