El otro virus del Hospital de Burgos se llama gestión Privada

Por Rufino Hernández La tormenta fue rabiosa. La catarata que se formó sobre el ascensor de entrada al hospital, impedía la entrada y salida a pacientes y sanitarios. Las cortas conversaciones que se forman entre los usuarios de este ascensor, siempre giran sobre lo descerebrado de su construcción. Ha sido como un mazazo en la…