«El Arco del triunfo fascista», por Juan Vallejo

Por Juan Vallejo
Cuando entras a Madrid desde la carretera de La Coruña, en el esternón de la ciudad, se erige un arco, un arco del triunfo, como el de los césares, como el de los nazis. Coronado por aurigas y lábaros, águilas batidas por el bronce inmortal que describe lo eterno de la batalla, del poder, de la derrota de los que perdieron. Preica desde su megalomanía granítica la dictadura de un asesino, el general Franco.
Un arco fascista que, todavía, para escarnio de la ciudadanía, de los familiares de miles de asesinados por los generales Mola, Queipo, Yagüe y Franco, celebra in eternum la matanza de Badajoz, de Estépar, de Andaya, de la Pedraja, de la carretera de Málaga a Almería, de centenares de barbechos, Montes y cunetas que cobijan en tierra la democracia. Un macro armatoste que amenaza lo que nos espera en caso de no ser sumisos.
Otro ARCO, este para el arte, es motivo de atención desde hace un par de días. Donde se reúne el talento, la creación, lo nuevo, lo que rompe, lo que dibuja caminos ( bien es cierto que tras este coleccionismo pretendido, se oculta una mercadería indecente, especulativa, donde veedores y directores de museos de provincia, tratan de adquirir obra para sus lugares; también para sus lucros: son comisionistas y tramposos muchos de ellos; dibujan un complot con la galería de turno para enriquecerse. Sí: adquieren también obras para el Patrimonio con previo acuerdo del propietario del stand y mangan a costa del arte ).
En fin, tribus de indecentes personajes merodean por Arco, febrero tras febrero, habiendo dejado la feria como un carnaval de vanidades y mercaderes donde apenas cuatro decentes tratan de traer algo que merezca la pena.
Pero ARCO necesitaba otro puntal donde afianzar su memoria decadente: la Censura.
Y esta ha devenido impregnada de política, haciendo buenos a los Cela y compañía ¡Como no! El IFEMA, inspirado por la mordaz mordaza del gobierno de los Wert, Jiménez, Cospedal, Zoido, Trillo y otros personajes, ha determinado que las fotografías de Santiago Sierra sean desterradas, a la hoguera. Son fotos de políticos catalanes encarcelados, centre otros, delincuentes para el gobierno; también golpistas.
No han trincado como los centenares de miembros del PP, de altos, altísimos y excelentísimos miembros del ejecutivo que robaron lo que no está escrito, que han vaciado las arcas y, para más inri, no están en la cárcel. Sus fotografías no cabrían en diez ediciones de Arco. Seguro que serían censuradas. O las fotos de las listas de los miembros del gobierno que han mordido de los sobres entregados por industriales, constructores y demás delincuentes e intermediarios.
Eso sí que sería una muestra fascinante: las de las imágenes de la corrupción enmarcadas con su fecha a pie de foto y la cantidad sustraída. Si, eso. Rato, Rajoy y toda la mafia peperiana, con la apostilla de lista de Bárcenas donde están los ex-alcaldes Aparicio, Peña, etc.
Una estirpe que dejaría empequeñecida la obra de creadores, innovadores y artistas conceptuales. El éxito estaría asegurado, los tratantes de la feria se pelearían por hacerse con algún ejemplar o fotografía de estos especímenes que algún día investigarán los científicos del Museo de la evolución humana de Burgos.
Santiago Sierra, el autor de «Presos políticos», ha sido conminado por su galerista Helga de Alvear, (quien la ha visto y quién la ve a esta alemana que llegó a la calle Jorge Juan y a la Juana Mordó de la calle Villanueva para ayudar a la gran Juana Mordó en sus galerías y se hizo con todo el imperio y fondo de aquella inolvidable mujer que amaba a sus pintores. Luego, cuando se hicieron famosos, la abandonaron y dejaron de llevarle obra, la vendían en sus estudios, a otros mercaderes y particulares especuladores. La conocí, desde su época en la galería Biosca de la calle Sagasta. «Juan: les he sacado adelante y ahora me han dejado sola», me decía. Y también a la multimillonaria Alvear, ahora con fundaciones y museos…) a descolgar Presos politicos.
El director de la feria pide disculpas por retirarlas (?). Uno no sale del asombro. Pide perdón por retirar arte o denuncia o expresión o lo que quieran ustedes que se llame a una foto pixelada, rotulada con nomenclatura y explicación sobre el personaje político-preso. No da explicaciones. Es decir: insulta la inteligencia de los expositores, del público visitante que paga una pasta por visitar el recinto «expulsitorio».
Lo peor de esto es la actitud de esta «mecenas» codiciosa que ha cedido ante la dictadura del arte, del gobierno, de la censura, devenidos de la ley mordaza, de los encarcelamientos de Bódalo, Álfon y de la represión de Barcelona, una imagen que ha dejado a España en el estertor repugnante de la era fascistoide de Aznar cuando ordenó retirar unos cuadros de Picasso en Valladolid, pongo por caso.
La coleccionista contenta y sumisa, ha vendido por una pasta gansa la obra: la ha venido Dios a ver. Se lleva la mitad de unos 90.000 euros que un cliente avizor ha pagado.
El panel blanco, inmaculado, impoluto; virgen, censurado, por el que los reyes y sus maniquíes no han osado pasar ( no estaba contemplado en el recorrido, dicen sus adláteres lavativas ), se nos antoja una Inmaculada ausente en este año de Murillo, un cadalso esperante, la hagiografía de Voltaire y su «el idiota», un water invertido y unas ausencias presentes entre rejas que, ahora, estarán descojonándose por haber entrado en el humus del arte sin comerlo ni pintarlo.
No menos será el descojonamiento del autor Sierra, que en su vida ha soñado con vender los pasquines de los capturados y ahora ansiosamente buscados delincuentes políticos. ¡Joder con el Arte! Y la fotografía de «fichados». Lo mismo suicida en la miseria a un genio como Van Gogh, que patina de oro un inodoro para Melania y sus melindres, o licúa la equidistancia entre cárcel y delito desde el matraz de un objetivo fotográfico.
El pasado año, un Franco frigorizado, contemplaba desde su vitrina, momificado, la elongación de su dictadura. «Atado y bien atado», nos parecía decir. «Joderos españolitos…la que os espera». A nadie se le ocurrió confinar a la logia del hielo junto a Lenin a tan ilustre visitante de Arco.
En 1976, en una exposición que hice en el Monasterio de San Juan, se me «conminó» por la Guardia Civil a retirar una obra. Fui denunciado por un militar jurídico de amplia raigambre fascista en Burgos. Visitaba la muestra cada dos por tres para abrazarme y darme parabienes, venía para ver si lo había descolgado. Alguien le delató y me lo dijo. Al contemplar su permanencia, insistía cerca del cuartel. Tres veces me llevaron ante el coronel-jefe para dar cuenta del contenido del cuadro. No la retiré y se clausuró la muestra con el óleo expuesto. 20 años estuve sin exponer en Burgos.
De manera que uno sabe muy bien a pesar del tiempo transcurrido, cómo ha evolucionado la censura en esto del arte. Quiero decir cómo ha ido a peor esto del aniquilamiento de la libertad de expresión, que lo mismo se lleva a un cantante rapero al trullo por cantarle al rey sus satrapías y desvergüenzas que se carga una exposición de fotografía de políticos cuyo delito es ser demócratas.
La actitud de este país respecto de las libertades viene de lejos. Está encastada en la guerra civil y sus ochenta años de secuelas. Hijos y nietos de aquellos dictadores pregonan su herencia de incultura y sadismo. Siguen asesinando la democracia, la libertad de creación; por ello el Valle de los Caídos sigue en pie, el Arco del triunfo de Moncloa y millares de placas con el yugo y las flechas que disparan desde un arco, esta vez cultural, a todo lo que se mueve.
Arco tiene en su cruzada de arte y capitalismo el estigma del gobierno que inspira todo lo que de él depende. Ifema ha sido seducido, abducido por una actualidad efervescente que secuestra libros, condena a cantantes y fulmina exposiciones dándoles una imprimación de guillotinamiento, fragua leyes, las aplica a sabiendas de que son impropias de cualquier democracia que dañan la libertad.
Por cierto: ¿Dónde están los adalides de la libertad de expresión que en su día pregonaron sus músicas contra toda censura? Víctor Manuel, el Serrat, Miguel Ríos, Ana Belén, y tantos otros que ustedes pueden ir añadiendo, y lo siento porque algunos son amigos y me defraudan sistemáticamente. Arco debe de ser boicoteado. La ausencia de visitantes sería el mejor voto a la libertad de expresión. Pero sigo siendo un iluso.
Mientras esto escribo, millares de jubilados gritan su asco en las plazas de las ciudades.
En Madrid frente al Congreso increpando al gobierno la burla que hace de su pensión. Pero no sufran ustedes. Volverán a ser elegidos por un país pusilánime e hipnotizado que censurará su actitud como osen afearle hacerles pasar por el arco de sus mismísimos, o ponerles en pasquines por las calles con un pie de foto en donde se relate su latrocinio y el sufrimiento infligido a tantos ciudadanos.
Arco ha triunfado como la ausencia del no ser, como la escatológica disfunción de los fascistoides erigidos en ministrables de galeristas sin escrúpulos que lo mismo descuelgan obra comprometida que, en sustitución, te ponen fotografías de «maquinaria» alemana como no podía ser menos; eso sí, de un autor alemán. ¿Verdad doña Helga de Alvear?
El daño cultural infligido a la ya escasa expectación y prestigio de Arco, es irreversible. La connotación, el daño colateral al país, no tiene parangón. Claro que, visto lo visto, por ahí fuera, a nadie le pillará de imprevisto.
Cuando lean esto, hará 37 años que un golpe de estado convulsionó la incipiente democracia de un país roto con sangre fresca en las cunetas y los montes. Ahora, otro golpe cultural nutre la incultura y la represión de un gobierno mediocre e indecente que encarcela y oprime todo lo que no se les asemeja.

4 comentarios

  1. Esta sociedad está cada vez más corrompida. No me extrañaría nada que el asunto de ARCO, estuviera amañado…..Así en menos que » canta un gallo» han conseguido fama y dinero, entre el autor Santiago Sierra y la galerista Helga de Alvear. Las explicaciones ofrecidas, no convencen a casi nadie…… Por lo tanto, somos libres de sacar nuestras propias conclusiones.

  2. La perplejidad sobre el asunto ARCO, sigue nutriéndose de las más inverosímiles explicaciones, disculpas y patrañas que echan mierda sobre el asunto. Nadie es culpable según esto: No aclara el director del Ifema si ha sido de motuo propio la decisión de retirar las fotos, si el gobierno lo ha sugerido, si la galerista se ha rajado, si el ambiente no estaba para bollos, si el perdón que pide va en serio y se ríe de todo el mundo, etc, etc, etc. Total: nadie es culpable de la amputación de Arco. Como siempre, todo dios se escaquea y el daño permanece.
    De todo esto se deduce que estamos desvalidos ante tanto incapaz y mediocre, que la cultura de este país está en manos de la indecencia y que la creación si no está sometida al dictado del poder, no funciona.
    Arco se va a clausurar con la presencia de una ausencia presa, de una democracia quebrada y maltratada desde los ángulos del arte. Ver para creer; mejor dicho: no ver y no creer…en los canallas que nos gobiernan, claro.

  3. Con frecuencia, el gobierno nos repite hasta la saciedad que España es un «país maduro y con una democracia consolidada». Sí, es tan maduro que se están «cayendo» todos los derechos logrados con la lucha obrera durante décadas.
    Un poco tarde se han puesto las » pilas» nuestros pensionistas para reclamar lo que es suyo por derecho propio. Sus proclamas caen en saco roto. Por otro lado, la gran mayoría de jubilados son o han sido peperos acérrimos…….¡ Disfruten de lo votado!

  4. Lo ocurrido en ARCO recientemente, nos demuestra que los tentáculos de la dictadura siguen tan ágiles como antaño. En cuanto algo no es de su agrado se pone en marcha la » maquinaria » y desbaratan el trabajo de cualquiera que ose » provocar». Así se explica, que aún sigan en las cunetas de este maldito país tantas almas asesinadas durante la guerra civil y los años de dictadura, por el » ídolo » de los que a día de hoy nos gobiernan.
    Gracias Vallejo por denunciar con valentía estos hechos.

Deja un comentario