“Animales nocturnos” las pesadillas de Sara

450_1000-9Por Eduardo Nabal

Resulta curioso que a algunos les de pudor ver o comentar una película por el estatus mediático y polifacético de su realizador cuando este no es tan diferente del de otros al que siguen con fervor. Así la crudeza de algunas de las secuencias de la metaficción de “Animales nocturnos” no tienen que envidar nada al todoterreno y, en ocasiones, comprometido Oliver Stone o al histriónico y crudo Quentin Tarantino aunque, obvia y afortunadamente ,lo que nos cuenta el realizador de la hermosa “Un hombre soltero” tenga otra dimensión humana y social algo mas amplia.

Con todo, “Animales nocturnos” es una película algo estridente y ampulosa aunque logra su propósito de retratar el quebradizo mundo interior de Sara (Amy Adams) , una mujer cuya vida, como la de tanta gente, resulta ser una “elección equivocada”.

Instalada en el llamado “arte moderno” y las más modernas galerías -que no dejan de ser prolongaciones de su propio hogar de diseño- la atribulada protagonista femenina recibe (debajo de la puerta blindada de su enorme casa) el manuscrito de la novela de su nocturnal-animals-tom-ford-amy-adams-1exmarido, un escritor sin éxito al que abandonó por un pragmático hombre de negocios. Y Tom Ford pone con pulso en imágenes esa novela neo-noir, irónica y espeluznante que es una suerte de ajuste de cuentas con la realidad y la ficción.

A pesar del glamour algo freak del mundo de exposiciones y negocios donde vive, la protagonista insomne del filme de Ford echa de menos el romanticismo de su primer y verdadero amor y detesta como se ha convertido en aquello en lo que juró no convertirse: un reflejo, más o menos atenuado y contemporáneo, de su madre que representa los valores ultraconservadores del materialismo neoliberal, republicano, homófobo, racista, codicioso y obsesionado por la “superficie de las cosas” y que oculta su lado salvaje en lujos y banalidad insensible.

No en todas partes pero en muchas metrópolis el mundo del arte moderno se ha convertido o se va convirtiendo en esa “feria de vanidades” que retrata Ford y la protagonista ha dejado de luchar por el arte en el que creía desde que se separó de su primer marido porque no lograba triunfar como escritor y ella no podía soportar una vida sin lujos, triunfos ni crecientes halagos.

La novela que le llega, una suerte cruce entre wenster crepuscular e historia cruel de Jim Thompson, ambientada en la Texas natal de ambos, le demuestra que su primer marido (encarnado por Jake Gyllenhall) también es capaz de crear seres viles y defenderse de los fantasmas, esos fantasmas mentales o reales que ella intenta acallar con los somníferos ante el naufragio cada vez mas evidente de su nuevo matrimonio y la soledad de la burbuja “artística” por la que se tambalea. Tom Ford ha realizado su segunda película un filme duro, irregular pero apasionante en una época en la que el neopuritanismo, la frustración y la violencia campan a sus anchas en el interior de EEU. Y ha conseguido también transmitir el mensaje de la novela en que se basa, escrita por Austin Wright, una suerte de incómoda reflexión especular sobre aquello de Erich Fromm llamó hace ya varias décadas “miedo a la libertad”.

Sin pelos en la lengua a Mr. Ford. no se le ha ocurrido promocionar su película más que sentenciando “Todos los hombres heterosexuales, deberían ser penetrados alguna vez. Les ayudaría a comprender mejor a las mujeres”. Bien por la primera parte, no hay que cerrarse puertas. Pero no creo que los ayudara a comprender a nadie. Si acaso, algo mejor, a sí mismos.

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies