Adiós a Chus Lampreave

chusPor Eduardo Nabal 

Crítico de cine

Se fue una de las grandes cómicas del cine español, pero una actriz de comedia poco usual y tirando a iconoclasta. Musa del primer Almodóvar, progresivamente relegada a los mismos papeles, Chus Lampreave ha representado un punto de ruptura interesante en el cine español, al incorporar el humor irreverente a la figura de la anciana de aspecto candoroso pero, saltándose barreras, resultona y sin pelos en la lengua. Gruñona, deliciosa, egocéntrica, lunática, imprevisible, jugando con el lagarto “don dinero”, Lampreave cruzó los años ochenta hasta nuestros días, desafiando los patrones del género y la edad y encarándose a toda suerte de personajes con una personalidad a la vez arrogante y vulnerable que ha hecho las delicias de generaciones.

El poder de Chus Lampreave siempre estuvo en la autoparodia y en la capacidad de decir las frases más absurdas y punzantes con una expresión seria: eso que llamamos ironía. Aunque sus papeles se fueron reblandeciendo desde aquella abuela incendiaria de ¿Qué he hecho yo para merecer esto? o siguió dejando momentos hilarantes en filmes como “La flor de mi secreto”, “Matador” o “Volver” y, sobre todo, fue una mujer muy auténtica, celebrando una gran capacidad de supervivencia en el caos a través del humor negro mezclado con el tono caústico de sus preciadas apariciones.

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies